EL LIBERTADOR DE LAS AMÉRICAS

Para millones de personas que compartimos huso horario, esta madrugada ha sido muy tensa por causa de lo vivido en la República del Ecuador.

El fantasma hondureño del verano de 2009 está aún muy fresco y las alarmas en América Latina , aunque no en esta región exclusivamente, volvieron a dispararse con más intensidad si cabe.

ALBA, UNASUR,  el triunfo electoral del PSUV en Venezuela, la muerte de un gran líder guerrillero en Colombia, la inhabilitación en este país de la senadora Piedad Córdoba, los próximos comicios en Brasil, etcétera, han sido y son caldo de cultivo para una intervención cada vez más evidente de Washington en los asuntos de su “patio trasero”.

Los estrepitosos fracasos en Oriente Próximo y Asia Central motivan la presión estadounidense sobre los gobiernos progresistas latinoamericanos y caribeños. Para colmo de sus “males” hasta en Surinam ha vencido hace muy poco una opción abiertamente antiimperialista.

La impropiamente llamada “comunidad internacional”, es decir, el grupúsculo de países ricos que le bailan el agua a Yankeeland parece sentirse indignada por los acontecimientos en la patria de Eloy Alfaro, pero quien sabe un poquito de geoestrategia no hará mal en poner en tela de juicio tamaña defensa a grito pelado de “la democracia ecuatoriana” y del ” legítimo Gobierno de Rafael Correa”.

Se trata sólo de buenas maneras y corrección de cara a la galería, pero una nueva presidencia de un tipejo como Lucio Gutiérrez les vendría como anillo al dedo al Pentágono (hablo de bases militares) y a las poderosas  transnacionales energéticas (siempre es el petróleo, sin género de dudas).Tras la exitosa huelga general del 29-S, los rotativos españoles paralizados(o casi) por oposición a la reforma laboral que debería ser quemada de inmediato en plaza pública, han dedicado sus portadas de hoy a los sucesos objeto de este análisis.

Me he detenido en las ediciones digitales de los principales periódicos y en algunos portales y diarios electrónicos que, por estar sostenidos por un  puñado de ricachos, nunca escupirían en la cara al gran capital.

Eso sí, no me olvido de algunos datos expuestos por personas y medios críticos con la dictadura falsimediática.

ABC: “El presidente de Ecuador denuncia un intento de golpe de Estado de la oposición”. “Denuncian saqueos en Quito y Guayaquil”. “Diputados afines a Correa permanecen en la Asamblea “para velar por la democracia”. “La OEA convoca una reunión de urgencia para analizar la situación”.

Obsérvese la oración subordinada final “para velar por la democracia”. El diario monárquico la entrecomilla, quizá para cuestionar la lealtad sincera cameral. Aunque algunos pensarán que las comillas se usan aquí para no traicionar palabras textuales. Juzguen ustedes mismos/as.

De lo que opina la OEA no me creo casi nada; soy de los que reconocen que este organismo es en realidad el Ministerio de Colonias Yanquis. Sé muy bien a quién le rinde muestras reverentes de cortesía.

EL País: “Correa retoma el control en Ecuador y promete una depuración de la policía”.

Luis Vivanco en su crónica dice que “Esto no es Honduras, Correa es presidente” al reflejar el sentimiento popular ecuatoriano. Destaca, al igual que ABC, que “la revuelta de los policías deja sin protección las calles de las principales ciudades y da vía libre a la delincuencia”.

Efectivamente, Ecuador no es Honduras. Se parece más bien a la Venezuela del primer trimestre o cuatrimestre de 2002 y al Chile de 1973. Sudamérica no es Centroamérica. El bolivarianismo se fortalece, los tiempos han cambiado. La reacción lo tiene duro y las oligarquías regionales colaboracionistas del Águila usamericana experimentan importantes reveses, gracias a la contraofensiva decidida de los que no quieren ver recortados sustanciales conquistas y derechos.

Lo de la delincuencia parece que se menciona para distraer al lector de la información principal, que es la más preocupante.

Público: “Correa depurará la policía de “golpistas”. “Correa denuncia un “golpe de estado” por parte de la oposición”. “España condena el “intento golpista”.

Fíjense de nuevo en los entrecomillados: “golpistas”, “golpe de estado” e “intento golpista”. Volveré a hablar de ello al final de todo.

Intereconomía: “Correa acusa a la oposición de “intento de golpe de Estado”, “(…) lo que calificó como “un intento de golpe de Estado”“.

Atentos al primer comentario de la noticia que deja un tal MISIL a las 13:36 horas de este primero de octubre. Lo escribo tal como él lo ha hecho.

“PARECE QUE COMO EN ESPAÑA, EN ECUADOR EL EJÉRCITO ESTÁ DORMIDO Y ES LA POLICÍA COMO EN ESPAÑA LA GUARDIA CIVIL SE MUEVEN , RECUERDO EL 23-F EN ESPAÑA Y AHORA EL 30-S EN ECUADOR. A LO MEJOR SUENA DE NUEVO LA FLAUTA EN ESPAÑA.”

Acerca de esto me abstengo de emitir un juicio. Cada uno extraerá su moraleja. Por mi parte, sobran los comentarios.

Libertad Digital: “El comandante general de la Policía, Freddy Martínez, dijo en rueda de prensa que sospecha que en las protestas de los policías hubo infiltrados externos”. “Chávez dice que la sublevación forma parte de la “conspiración permanente” de Estados Unidos contra los países que pertenecen a la Alianza Bolivariana”. La fuente es la agencia noticiosa Europa Press. Ignoro si las comillas las pone dicha agencia privada española o el ultraderechista sitio web que nada tiene de libertario pero demasiado de neoliberal.

Lo cierto es que el inquilino de Miraflores no vive en la inopia, como todo quisque debería saber.

La abogada venezolano-estadounidense Eva Golinger, tras algunas investigaciones, ha descubierto que organizaciones ecuatorianas financiadas por la USAID y la NED han pedido la renuncia de Correa.

Por otra parte, el Ministro de Defensa Nacional de Ecuador, Javier Ponce, difundió en octubre de 2008 a través de un informe oficial que diplomáticos norteamericanos se dedicaban a corromper a la Policía y las Fuerzas Armadas, con el pretexto de la “lucha contra el narcotráfico”.

Precisamente el 23 de septiembre pasado, este Ministro confirmó el aporte del Gobierno norteamericano para el Plan Ecuador, en una entrevista concedida a El Ciudadano.

No obstante lo publicado, Libertaddigital.com, al lado de la cual Intereconomía parece bolchevique, dice que “según Chávez, Estados Unidos está financiando, con sumas millonarias, a grupos subversivos con el fin de desestabilizar las naciones que se oponen al imperialismo y que han levantado “la bandera de la democracia socialista”“.

La cadena multinacional Telesur ofreció testimonios del pueblo ecuatoriano, así como la larga declaración de Bruno Rodríguez Parrilla, Canciller de Cuba y la breve del Jefe de Estado de Colombia, Juan Manuel Santos. De este hombre no me fío.

Todo en medio de complicaciones técnicas derivadas del tráfico saturado. La Red estaba colapsada por la masiva demanda de información puntual. Pero la emisión, en general, fue suficiente para que nos enteráramos de lo que estaba ocurriendo.

Raúl Cacho, en Kaosenlared, publicaba a las 4:14 horas peninsulares españolas el artículo titulado “¡No es un intento de golpe: es un golpe!”

En este momento podemos afirmar que ha sido un golpe de Estado frustrado. Todo ha quedado en un susto pero estoy convencido de que el dignatario Correa, que ha descontentado siempre o con frecuencia a las derechas, y algunas o muchas veces a las izquierdas de aquella nación, se encaminará a profundizar las políticas sociales que más han favorecido a los segmentos poblacionales ecuatorianos desde que Alianza PAIS ganó.

El sueño de Bolívar no ha fenecido.

Vivas permanecen una miríada de conciencias.

Anuncios