Sumerjámonos en las profundidades de la mentira y de la verdad.

A lo largo de esta abrileña semana, como si no hubiéramos tenido bastante con la brasa que nos dieron en marzo a propósito de La Pepa, se han sucedido los documentales, entrevistas, programas especiales, alusiones telenoticiosas, etc. acerca de la tragedia del Titanic que se rememora el 15 de este mes.

Como buen oportunista, James Cameron, que se forró a finales de los noventa con su superproducción romanticona y empalagosa cuyo título conocemos todos, anuncia la versión 3-D de su superproducción. Y es que no hay nada como extraer pasta a toneladas por cuenta de episodios de esta naturaleza.

Llevo meses preguntándome dónde está la frontera entre lo ficticio y lo real cuando se aborda el tema de un buque que fue vendido a todo el mundo como “insumergible”. No han faltado trabajos, unos científicos, otros no tanto e incluso esperpénticos, sobre supuestos secretos que el Titanic albergaba o “revoloteaban” a su alrededor. Que si material radiactivo, que si intervención de extraterrestres, que si decisiones inesperadas que adoptó el capitán de la embarcación,… Uno no puede tragarse cualquier historia que le encasqueten, por muy buena presentación que ésta tenga.

Hay que recurrir a fuentes que aporten pruebas irrefutables, o, al menos, indicios de envergadura que nos hagan sospechar o autointerrogarnos como personas maduras y no afectadas por distorsiones patológicas de la realidad. Por eso he buscado y encontrado material que, en parte, ya que siempre tendremos algunas dudas razonables, nos pueden ofrecer una visión casi completamente diversa de qué precedió al naufragio, qué intereses estaban en juego en aquel contexto prebélico de la llamada Belle Époque, y cuáles fueron los corolarios inmediatos de los hechos.

Les sugiero la lectura de una teoría, o de una pluralidad coherente de las mismas, que pueden hallarse dispersas en numerosas webs y condensadas o recopiladas en otras. Al final, opté por centrarme en El observatorio del tiempo y en Despertando.me. Espero que todos los videos adjuntos, indirectamente, en mi post estén el máximo tiempo disponibles en el sitio Youtube. Pero lo más relevante es que la información escrita que se suministra nada de ilógica tiene en su práctica totalidad. He abreviado y suprimido algunos pasajes por no ser exactamente verosímiles.

¿Un misterio por resolver? Uno es tendente a pensar que hay poco ya que tenga que ser descifrado si somos medianamente sagaces.

Por mucho que se intente manipular y controlar la verdad acerca de cualquier acto manipulado, ésta permanece inalterable y accesible indefinidamente.

La persistente tozudez de “querer apropiarse del agua con las manos” genera el efecto contrario, saliendo a borbotones entre los dedos del interesado en apropiársela o esconderla.

Esta entrada es un homenaje a los fallecidos en este acto de bandera falsa y está dedicada a su memoria.

Varias razones para su hundimiento pero quizá la más importante sea que durante ese tiempo se estaba ejecutando un golpe de estado mundial financiero con privatización de Reserva Federal, imposición del concepto dinero-deuda (que ahora “disfrutamos”), etc.

El caso es que había un buen grupo de financieros que estaban en contra y resulta que casualmente viajaban en ese barco, en 1912. Tres grandes magnates que viajaban en el Titanic se oponían a la creación de la Reserva Federal:

John Jacob Astor (dueño del Empire State Building), Benjamin Guggenheim (el rey del cobre) e Isador Strauss (dueño de los almacenes Macy´s, los mayores del mundo).J.P Morgan financió y mandó construir el Titanic, la mejor forma de reunir a los hombres más ricos del mundo en un primer viaje. Curiosamente, J.P.

Morgan que también estaba en el pasaje, decidió cancelar el viaje en el último momento alegando falsamente que estaba enfermo. Físicos Suizos encontraron extraños agujeros hechos con láser en el Titanic, agujeros que no pudieron ser causados por icebergs, sino, según testigos de la tragedia, por una explosión.

http://grupodigit.blogspot.com… Hay muchas preguntas que no tienen respuesta: ¿Por qué un Jesuita fue encargado de subir al Titanic en Inglaterra, tomar fotos y planos antes del hundimiento y bajarse en Irlanda con esa documentación? ¿Por qué acudió al rescate el barco más alejado del Titanic?

¿Por qué nunca existió una foto real de la supuesta brecha realizada por el supuesto iceberg en el Titanic? ¿Por qué, pese a los siete avisos de extremo peligro recibidos por la cabina del radiotelégrafo, la velocidad del Titanic no descendió en ningún momento?

¿Cómo es posible que de un lugar de tan difícil acceso como la cruceta de vigilancia desaparecieran los prismáticos, indispensables para el vigía, hasta el punto de que al carecer de ellos no pudo detectar el supuesto iceberg a tiempo?

¿Por qué un marino tan experto como el primer oficial Murdoch decidió realizar una maniobra suicida, estos es, invertir la marcha de las hélices en un barco de singulares características?

¿Cómo pudo permanecer el Titanic por espacio de 25 kilómetros en posición avanti un tercio en sus tres telégrafos de señales, después de que el Capitán ordenara arriar los botes?

¿A qué se debieron las extrañas anulaciones y la navegación a embarcar de personajes importantes en los momentos previos a a la partida del barco?

¿Cómo es posible que un novelista norteamericano describiera en forma tan fiel y detallada el hundimiento del trasatlántico catorce años antes de producirse?

¿Por qué J.P. Morgan, Robert Bacon, Henry Clay Frick y varios importantes clérigos cancelaron su pasaje en el Titanic en el último momento?

Quizás el suceso más llamativo lo protagonizó el acaudalado matrimonio Wanderbrigth, el mayordomo y el ama de llaves que les acompañaban habían llegado antes a los camarotes de primera clase con el propósito de acondicionar el elevado número de maletas y baúles que sus señores portaban.

Sin embargo, diez minutos antes de que el barco zarpara decidieron renunciar a sus billetes, abandonando equipaje y sirvientes sin dar explicación alguna ni avisar a estos últimos de la incomprensible decisión que habían tomado, de forma tan inesperada como emocionalmente imperiosa.; el más enigmático fue el protagonizado por el accionista principal, el mismísimo J.P Morgan, quién argumentó toda una trama tan enrevesada como poco creíble para no realizar la travesía; o quizás el de Lord William James Pirrie, presidente de los astilleros donde se construyó el Titanic, quién se negó rotundamente y sin motivo alguno a embarcar.

El Titanic fue creado para matar, entre otros, a John Jacob Astor IV, el hombre más rico de la época, y por cierto, gran amigo de Nikola Tesla (el millonario Astor se dedico a ayudar a subir a los botes salvavidas a muchas personas durante el naufragio; al final, testigos dijeron que se le vio en la sala de fumadores esperando con dignidad su fin). Astor e Isidor Strauss (propietario de los almacenes más grandes del mundo) estaban en contra de la reserva federal, ¡qué casualidad que nunca se comentó nada sobre el hombre más rico por aquella época!; o Benjamín Guggenheim, el rey del cobre. El hundimiento del Titanic fue una operación de bandera falsa como tantas otras que se han ejecutado a través de la historia.

CRONOLOGÍA CAUSAL, NO CASUAL: 1912 ; Muerte de muchas de las personas más ricas e influyentes del planeta 1913 ; Instauración de la Reserva Federal Americana 1914 ; Financiación y comienzo de la I GUERRA MUNDIAL Los tres vídeos de mas abajo también hay que tenerlos en cuenta…

Abundantes pruebas y documentación confirman que el hundimiento del Titanic no se debió al choque con un Iceberg; lo que de verdad afirman ciertos expertos sobre lo que pasó es que el Titanic se hundió por los agujeros que provocaron cinco artefactos explosivos colocados de modo que explotaran todos por debajo de la línea de flotación y en puntos estratégicos del barco.

Los libros de Robin Gardiner y Dan Van Der Vat aportan numerosas pruebas sin discusión.

Se sabe con certeza gracias a las múltiples expediciones realizadas que el RMS Titanic portaba un cargamento del que poca gente conoce su existencia: lingotes de oro puro destinados a comprar armamento bélico para la Primera Guerra Mundial (cabe recordar que la catástrofe del Titanic ocurrió en 1912 y la Primera Guerra Mundial comenzó en 1914).

Se cree que los espías alemanes en el Reino Unido averiguaron el secreto de la carga del Titanic y decidieron hundirlo para que no se produjese nunca dicho comercio.

En el “accidente” murieron los hombres más ricos de la Tierra, ocurrido el mismo día de la muerte de Lincoln (y también los mayores opositores de la creación de la Reserva Federal por los Morgan, Rothschild y Rockefeller y compañía). El Titanic parece ser un autoatentado muy similar al 11-$Bush, ocurrido el mismo día de la muerte de Lincoln, que dio paso al año siguiente a la creación del ilegal y privado Banco Central Americano, que nos presta un dinero que no existe, dando lugar a la mayor estafa de la historia y base de la explotación del capitalismo/capitaltimo.

LIBROS SOBRE LA CONSPIRACIÓN DEL TITANIC

MUCHOS LIBROS, MUCHAS PRUEBAS

Hay muchos libros como los de Robin Gardiner y Dan Van der Vatque que cuestionan la tesis oficial del Titanic y dicen que fue una autotatentado de los banqueros Morgan.

Según ellos había dos barcos similares en la época, los dos más potentes el Olimpic y el Titanic, pero el Olimpic tenía un acero más débil y ciertas fallas y en realidad el Titanic fue cambiado por el Olimpic para que se predujero un accidente provocado. Hubo 55 cancelaciones repentinas, incluidas las del banquero JP. Morgan, instigador del autoantentado y financiador del Titanic, aduciendo que estaba enfermo, sin embargo no lo estaba. Varios autores se apuntan a la teoría de la conspiración del Titanic, como Andrew Morton.

CONCLUSIÓN:

Abundantes pruebas y documentación confirman que el hundimiento del Titanic no se debió al choque con un iceberg, sino a una explosión.

Los libros de Robin Gardiner y Van der Vet aportan numerosas pruebas sin discusión. Testigos oyeron explosiones y el propio JP Morgan anuló su ticket en el último momento.

Otro atentado de falsa bandera: el acero no se corta con hielo

La humanidad vivimos sumidos en un fabuloso engaño mundial en los aspectos que nos rodean, y la historia del hundimiento del Titanic es parte de ese tremendo engaño.

Desgraciadamente, la mayoria de las creencias que tenemos han sido inducidas a través del cine o la TV. La mayoría de las personas nunca hemos realizado el más mínimo trabajo de investigación en profundidad para averiguar las causas reales de las cosas; sencillamente, admitimos a pie juntillas la versión oficial que nos cuentan.

Es interesante saber por qué las familias de gangsters con corbata que tenemos en el poder mundial planearon en 1912 el asesinato de 600 personas de las más influyentes en el planeta para así, instaurar la organización mafiosa llamada Reserva Federal americana y comenzar a financiar y provocar la I GUERRA MUNDIAL. El hundimiento del Titanic fue una operación de bandera falsa como tantas otras que se han ejecutado a través de la historia.

El cambiazo del Titanic por el Olympic.

El 20 de septiembre de 1911, el Olympic chocó con el crucero británico de guerra Hawke. El capitán del Olympic era E. J. Smith, quien estuvo más tarde al mando del Titanic en su supuesto naufragio (realmente era el Olympic). En torno al incidente con el crucero Hawke, todo apunta a que la culpa fue del Olympic al atraer con sus turbinas al barco contrario. Afortunadamente ambas embarcaciones pudieron soportar el daño, y regresar sanas y salvas sin cobrar ninguna víctima pero el seguro del Olimpic no se quiso hacer cargo de los daños propios.

Robin Gardiner en su libro “Titanic: The ship that never sank?”, describe que fue en realidad el Olympic disfrazado de Titanic el que se hundió premeditadamente, para estafar al seguro entre otras cosas, dada la cantidad de problemas que había dado su defectuosa fabricación y máxime después de quedar seriamente dañado en su incidente con el Hawke. Los dos grandes barcos eran prácticamente idénticos excepto por una serie de detalles, de las cuales os dejo fotos y vídeo:

Foto del TITANIC:

Foto del Olympic:

Supuesto “Titanic” en el puerto de Belfast:(¿alguien más percibe el cambiazo?) Fijaros tambien en la noticia del New York Times del 16 de Abril de 1912, la foto en dicha publicación es del Olympic y no del Titanic. Haz click en la foto.

Supongamos que el capitán y el constructor sabían el asunto y, quizás parte del plan sería que acabarían siendo rescatados, pero… ¿para que asumir riesgos dejando testigos, cuando además existían segundos objetivos, que no se debían conocer?

Supuesto vídeo del Titanic.

¿Queréis mas detalles? Fijaos en el minuto 4:33, 18:15, 20:00, 33:13 etc… del vídeo de mas abajo, como se han equivocado los chicos del Canal Historia mostrando al Olympic. Que sentido tiene mostrar al Olympic cuando el tema es sobre el Titanic?

Un detalle a resaltar sobre toda esta historia es que John Jacob IV curiosamente también inventor, era gran amigo de Nikola Tesla e iba a financiar su invento de electricidad gratuita e inalámbrica. En resumen y de esto no hay duda, fuera el Olympic o el Titanic se puede decir claramente que toda la humanidad estamos pagando y bien caro el hundimiento de dicho barco.

Anuncios