“Pepinos” como éste se las traen, al parecer.

El Secretario de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Michael Donley, precisó que la nación norteamericana tiene listas para entrar en combate bombas de casi 14 toneladas de peso GBU-57 (MOP por su sigla en inglés) capaces de destruir arsenales subterráneos, atravesar roca, acero y cemento antes de explotar.

Donley afirmó que “si hiciera falta usarla hoy, estaríamos listos para hacerlo (…) Seguimos probando la bomba para refinar sus capacidades. Al mismo tiempo somos capaces de usar la configuración actual”.

La bomba construida por la corporación Boeing tiene un peso de 14 mil kilogramos y es seis veces mayor que las versiones anti búnker anteriores.

Estados Unidos gastó cerca de 330 millones de dólares para producir y entregar en 2011 a la Fuerza Aérea cerca de 20 bombas capaces de alcanzar una profundidad de hasta 70 metros antes de explotar. Este año, el Departamento de Defensa destinó unos 120 millones de dólares de otros programas para aumentar la capacidad del arma.

En tal sentido, la Fuerza Aérea estadounidense anunció a finales de enero pasado que trabajaba en el aumento de la capacidad destructiva de las MOP, para la destrucción de búnkeres debido a que el Pentágono concluyó que el poder de estas bombas no es suficiente para destruir las instalaciones subterráneas reforzadas en Irán.

La “destructora de búnkeres”, la mayor bomba convencional jamás construida según expertos, está preparada para infligir severos daños a los enemigos de Estados Unidos.

Las bombas MOP que pesan fueron diseñadas específicamente para destruir las fortificaciones subterráneas de Irán y Corea del Norte, que son utilizadas como laboratorios para el desarrollo de armas nucleares.

Pese a que el Pentágono no ha especificado el blanco concreto de la bomba, fuentes militares aseguraron que el arma se está construyendo para atacar la planta de enriquecimiento de uranio iraní, que está ubicada a 70 metros bajo tierra.

Irán califica esa planta como impenetrable a potenciales ataques como parte de la confrontación por su programa nuclear con fines pacíficos y que Occidente considera que tiene objetivos militares.

(Con la impagable información de TeleSUR)

Anuncios