Mejor dicho: se recuerda hoy que han pasado 102 años desde el inicio de la Revolución Mejicana, la Revolución asesinada.

Y por más que el cínico Gobierno Federal de la Nación Azteca esté conmemorando la efeméride, como si hubieran sido pocos, entre la centuria pasada y lo que llevamos de ésta, los dirigentes corruptos y entreguistas en el gran y rico país de América del Norte, lo tristemente cierto es que el pueblo mexicano oscila entre el pesimismo provocado por un tiempo excesivo de promesas incumplidas y subordinación al poderoso y ladrón vecino septentrional, por un lado, y la mezcla de voluntad y necesidad que impulsa a exigir con firmeza, y de una vez por todas, la recuperación e implantación definitivas del espíritu revolucionario que, a partir de 1910, llamó la atención de todo el mundo, y, muy en especial, de gobiernos y pueblos de América Latina.

El siguiente documental, dividido en tres partes, más un trabajo audiovisual titulado “Viva Méjico”, este último del año 2011, cumplen la función primordial e inaplazable de transmitir una lección histórica y de exhibir una realidad presente que ni la propia oligarquía mexicana podrá desvirtuar o llevar a su terreno en perjuicio de las reclamaciones masivas de muchos millones de personas que no se conforman, sin más, con recitar musicalmente letras de Francisco González Bocanegra.

Anuncios