Nos lo cuenta Radio Caracol, que forma parte de una empresa de comunicación demasiado complaciente siempre con el régimen oligarquista colombiano. No es la primera vez que lo digo ni la última en hacerlo, pero está en un grave error todo aquel que piense que los tiempos en el país neogranadino han cambiado sustancialmente desde que reside de manera oficial en el Palacio de Nariño el jefazo Santos.

El proceso de paz del que tanto se escribe y comenta no puede sino llevar implicitas las emboscadas precisas para que los cimientos de un sistema político, económico, social y militar corrupto y demofóbico no se tambaleen. La paz de los amos de Colombia huele a cementerio, no a justicia social, diálogo honesto o intención de construir democracia.

La lucha armada no será agradable, ciertamente, pero fiarse ciegamente de las fieras que se ponen caretas de santurronas pude dar pie a una espiral de profundización del crimen de Estado de muy difícil reversibilidad.

Historia vitae magistra est. Y la historia de sangre y fuego que amenaza con mantenerse y, en algunos aspectos, repetirse, es tan reciente que olvidarla, siquiera unos instantes, supone una tremenda amenaza para la más genuina disidencia colombiana, incluso la que confía en soluciones no violentas para los largos conflictos.

He aquí, muy brevemente, algunos detalles ofrecidos por la citada, al principio de este post, cadena radial:

En una operación simultánea de la Sijin de la Policía en varias ciudades del país fueron capturados nueve integrantes del Partido Comunista y de la Marcha Patriótica sindicados de pertenecer a grupos guerrilleros.

Los operativos se realizaron en Manizales, Pereira, Palmira y Cali, entre otras ciudades y los detenidos fueron trasladados a la capital de Caldas donde un juez de garantías legalizará la captura y definirá su situación jurídica.

El comandante de la Policía en Caldas, coronel David Benavides, explicó que en las próximas horas se emitirá un comunicado en el que se dará a conocer la relación de los nombres de los implicados y los delitos que se les imputará.

Los fiscales encargados de las investigaciones indicaron que son en su mayoría estudiantes universitarios, maestros y dirigentes sindicales, señalados de pertenecer a la guerrilla de las FARC y que serán procesados por el delito de terrorismo.

Abogados de la defensa de los implicados indicaron que se están reviviendo procesos por los cuales ya fueron juzgados y en los que se demostró su inocencia.

Anuncios