proyecto andaluz

Esta bitácora piensa en todos los pueblos, pero el andaluz, por diversas razones y circunstancias, ocupa un lugar más que especial. Por ello se reproduce aquí la más reciente carta abierta del portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, incesante luchador por los derechos de los andaluces cruelmente excluidos por el régimen andaluz subordinado al español, al europeo y al yanqui.

¡Salú y Resistensia!

Se acerca el fin de 2012 y es algo común pensar en el próximo año. Todas las personas hacemos balance de este año y nos proponemos nuevos retos para el próximo. Los que llevamos Andalucía en nuestro corazón no podemos dejar pasar esta ocasión para reflexionar en voz alta sobre el estado de nuestra nación.

Andalucía sufre. Sufren las miles de familias desahuciadas que han perdido su casa. No hay nada más inhumano que desalojar a una familia de su hogar. Y todo para alimentar la voracidad insaciable de unos banqueros sin escrúpulos. Sufre el millón y medio de personas sin empleo. Tener unas manos para trabajar; tener una carrera terminada; disponer de tu capacidad tanto manual como intelectual y no encontrar un trabajo digno es deprimente para cientos de miles de personas, pero lo es aún más para nuestra sociedad. Porque estamos desperdiciando el talento colectivo de nuestra tierra e hipotecando su futuro. Andalucía no se merece este atropello a nuestra dignidad colectiva.

Sufre Andalucía cuando la patronal aprovechando el drama del paro masivo aprieta a la baja los salarios y las condiciones de trabajo de los afortunados y afortunadas que aún tienen el privilegio de tener un empleo. Sufre Andalucía cuando ve como nuestra juventud abandona nuestra tierra para buscarse la vida fuera como antes hicieron sus padres y abuelos. Sufre Andalucía cuando se recorta el presupuesto en salud, educación, dependencia y servicios sociales. Sufre Andalucía al ver su soberanía pisoteada por bases extranjeras que llevan muerte y destrucción a otros pueblos.

Se ríen de los andaluces y andaluzas cuando no se ha sido capaz de depurar las responsabilidades políticas de la corrupción de los ERE’s. Se ríen cuando han dilapidado nuestro ahorro privatizando y malvendiendo las cajas a intereses foráneos. Se ríen, una y otra vez, cuando las promesas nacen rotas y ni siquiera intentan disimilar.

En Andalucía hemos sufrido un saqueo, planificado desde Bruselas, que ha sido llevado a cabo por el régimen y sus gobiernos de turno, tanto en La Moncloa como en San Telmo. Mientras nos embaucaban con el boom especulativo de la construcción, se dedicaron a desmantelar nuestra pesca, nos dejaron sin industria, atacaron la economía social, construyendo este presente incierto. Eso sí, continuaron y continúan regalando primas millonarias a los grandes terratenientes que nunca hicieron nada por esta tierra. Nos han planificado el desastre que hoy vivimos y el sufrimiento que hoy sentimos.

Pero somos una nación, un pueblo. Desde Tartessos a Al-Andalus pasando por la Bética romana, Andalucía ha marcado su singularidad y siempre ha sabido superar las dificultades. Ahora no podemos huir de nuestra responsabilidad histórica.

Contra el mal gobierno, es justo rebelarse. Y el 28 de febrero debemos ser muchos los andaluces y andaluzas que salgamos a la calle a decir basta ya; basta de recortes, vengan de donde de vengan; basta de corrupción; basta de sumisión a los mercados; basta de represión; basta de engaños… Andalucía debe levantarse, con firmeza y audacia, para ganar su futuro.

Como la historia ha demostrado cuando un pueblo se levanta con decisión no hay gobierno que pueda pararle. Y cuando los gobiernos no escuchan la voz de su pueblo, cuando sólo tienen miradas y atenciones para los ricos, cuando incumplen reiteradamente sus promesas… han perdido su legitimidad.

Al pueblo andaluz, le deseo fuerza y rebeldía, nos vemos en la lucha.

Diego Cañamero

(Fuente de la carta: Sindicatoandaluz.org)

Anuncios