TSJ venezolano

Aunque, en realidad, esta entrada aborda una decisión referente a la convocatoria de los próximos comicios presidenciales en la, estos días en boca de todos, República Bolivariana. Un título mejor podría haber sido: “No huelga repetir que, técnicamente, Nicolás Maduro…”

Pero el titular que he escogido está pensado para que la información que se aporta aquí, entre otras cosas, ponga definitivamente (o, al menos, una vez más) paz en la polémica constitucional nacida a raíz de una propuesta de vulneración de un artículo de la Ley Suprema Federal venezolana (artículo 233), tras la ausencia, en lo relativo a sus funciones presidenciales, del Comandante Chávez cuando éste, a causa de su larga estancia en Cuba por sus problemas de salud, no pudo estar en Caracas en la fecha constitucionalmente prevista para la toma de posesión correspondiente.

Quiere esto decir que, desde que Hugo Chávez no pudo juramentar su cargo presidencial en enero pasado, era y fue legítimo que Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, no asumiese la presidencia de la Nación, contrariamente a las pretensiones de Omar Barboza, quien lidera Un Nuevo Tiempo (UNT). No es este dato algo nuevo, pero hay que resaltarlo a causa de las mentiras que al respecto circulan todavía en medios de comunicación internacionales y foros de discusión en la Red.

Asimismo, recordemos que el artículo 231 de la Norma Fundamental Nacional venezolana dice que “el candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el diez de enero del primer año de su periodo Constitucional (…) Si por algún motivo el presidente o presidenta no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo”. Por tanto, Maduro Moros, hasta la fecha actual, no se ha atribuido ninguna función que haya conculcado la constitucionalidad vigente.

La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) venezolano, y ésta es la noticia destacable más reciente, interpretó el artículo 233 de la Constitución Nacional, y resolvió que tras la falta absoluta del Presidente de la República, se debe convocar “a una elección universal, directa y secreta”, tras la solicitud presentada por el abogado Otoniel Pautt Andrade.

También se establece que “ocurrido el supuesto de hecho de la muerte del Presidente de la República en funciones, el Vicepresidente Ejecutivo deviene Presidente Encargado y cesa en el ejercicio de su cargo anterior. En su condición de Presidente Encargado, ejerce todas las atribuciones constitucionales y legales como Jefe del Estado, Jefe de Gobierno y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana”.

Considerando que la Sala Constitucional dictó la continuidad administrativa en la sentencia N° 2, en fecha 9 de enero de 2013, se considera que el Presidente de la República Hugo Chávez “había comenzado a ejercer un nuevo período constitucional” aunque no se había juramentado en el cargo, por ende, la “encargaduría comenzó inmediatamente después de que se produjo el supuesto de hecho que dio lugar a la falta absoluta”.

Nicolás Maduro asume en calidad de encargado la Presidencia de la República y aclara que el Consejo Nacional Electoral (CNE) puede admitir la postulación para elecciones presidenciales. “Durante el proceso electoral para la elección del Presidente de la República, el Presidente Encargado no está obligado a separarse del cargo”, reza la sentencia.

Asimismo, la Sala Constitucional estableció, sin embargo, que “el Presidente Encargado debe juramentarse ante la Asamblea Nacional”, hecho que tuvo lugar este viernes a las 7:00 pm en la capilla ardiente que tiene lugar en la Academia Militar de Caracas.

La decisión del TSJ fue publicada en la página web del Poder Judicial minutos antes de que iniciara el funeral de Estado del Presidente Hugo Chávez, quien falleció en la ciudad de Caracas a las 4:25 pm del martes 5 de marzo de 2013.

Este documento será publicado en la Gaceta Oficial y en la Gaceta Judicial, bajo el tículo: “Sentencia de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia que fija la interpretación vinculante del artículo 233 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela”.

La primera fuente que consulté fue Notitweets.com, web de noticias en la cual, aunque hay publicadas algunas gusanadas fascistas y fascistoides, ha sido, en cuanto eco de la noticia que este post divulga, aceptablemente honrada.

maduro y chávez

Anuncios