Oscar Romero

Miles de salvadoreños y extranjeros salieron este sábado pasado (16 de marzo) a las principales calles de San Salvador, para conmemorar, de manera anticipada, los 33 años del asesinato del Arzobispo Óscar Arnulfo Romero, perpetrado el 24 de marzo de 1980, como consecuencia del conflicto armado (1980-1992) que vivía el país en aquella época.

Romero, quien se caracterizó por defender a los más pobres y desprotegidos durante la guerra interna, fue asesinado por un francotirador mientras oficiaba una misa en la capilla del hospital para enfermos de cáncer “Divina Providencia”, ubicado en la capital salvadoreña.

Por ello la Fundación Monseñor Romero y la Iglesia católica dieron inicio a los actos conmemorativos, con una tarde cultural y animaciones en honor al religioso en la Plaza de las Américas, mejor conocida como El Salvador del Mundo.

Posteriormente, los presentes se trasladaron hacia la Catedral Metropolitana, donde el Arzobispo está sepultado, en una movilización conocida tradicionalmente como “la peregrinación de la luz”, en la que los participantes portan faroles, algunos de ellos hechos con velas y pequeños cartones.

“Esta peregrinación se denomina así porque Romero es la luz de este pueblo”, expresó Luisiana de Beltrán, integrante de la Fundación. “Nos llena de gozo estar conmemorando un año más su muerte, porque es un ejemplo a seguir”, dijo.

La mayoría de los asistentes al acto cultural y posterior movilización vestían camisetas decoradas con imágenes de Romero y carteles con su fotografía.

El obispo de Zacatecoluca, Elías Samuel Bolaños, dirigirá la misa oficial de la Iglesia católica en homenaje a Romero, frente a la Catedral Metropolitana, ubicada en el centro de San Salvador.

En horas de la noche los salvadoreños protagonizaron una vigilia cultural como parte del “Día Grande” o conmemoración principal en honor a Romero.

La Fundación explicó, mediante un comunicado, que la conmemoración principal de su muerte se adelantó, debido a que la fecha de su asesinato coincide con el inicio de la celebración de la Semana Santa.

Igualmente, resaltaron que en el transcurso de la semana se realizarán otras actividades culturales y religiosas en homenaje al Arzobispo asesinado.

Impunidad

Romero es recordado por denunciar las injusticias cometidas en los años previos al conflicto armado que sufrió El Salvador durante doce años (1980-1992), y que dejó un saldo promedio de 75 mil personas muertas, ocho mil desaparecidos y 12 mil lisiados.

El actual Presidente, Mauricio Funes, del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), ha sido el primero que ha pedido perdón, en nombre del Estado, por el asesinato de Romero, que aún sigue impune.

Tras más de dos décadas desde el fin del conflicto armado, la impunidad persiste en El Salvador, afirmaron este sábado familiares de las víctimas de la guerra y activistas humanitarios, al conmemorar 20 años del informe de la Comisión de la Verdad.

Esta Comisión investigó los crímenes cometidos durante la guerra civil y sólo ha señalado al ya fallecido militar Roberto D’Aubuisson como uno de los autores principales del homicidio de Romero. D’Aubuisson fue fundador de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), partido que gobernó el país durante 20 años (1989-2009).

El Vaticano abrió en 1994 el proceso de beatificación de Romero, a quien muchos latinoamericanos llaman “San Romero de América”, pese a que aún no ha sido beatificado. La Fundación espera que el nuevo Papa Francisco lo beatifique “pronto”.

Fuentes:teleSUR-EFE-PL-Prensalibre/MARL y elcomunista.net

Anuncios