b.o.

c.r.

Ya sé que esto parece muy rebuscado, ultramaquiavélico y cuasiparanoico, pero tiene sentido, mucho sentido.

El discurso “inaugural” de precampaña pronunciado por Capriles en rueda de prensa hace menos de dos semanas tenía toda la pinta de un suicidio político, tanto por las sandeces que el insípido burgués opositor vertió como por el consecuente reconocimiento implícito de que Don Henrique es o sería incapaz de competir con un PSUV que saca muchas fuerzas del ejemplo y del legado del recién fallecido líder revolucionario Hugo Chávez.

La maquinaria de inteligencia estadounidense no puede estar día y noche pensando en inducir cáncer a políticos, sindicalistas u otros objetivos que dificultan los intereses imperiales en Venezuela y en la región latinoamericana, en general. La CIA y el Departamento de Defensa usamericano saben que un pueblo unido no puede ser vencido, o puede ser vencido, si acaso con un agotador esfuerzo por parte del conspiracionismo yanqui.

Partiendo de tal premisa, no es muy difícil colegir que una estrategia desestabilizadora consistente en “fabricar un mártir” para beneficio de las clases explotadoras venezolanas serviría para crear una nueva matriz de opinión pública desfavorable, en el plano internacional, sobre todo, de cara a los comicios presidenciales del 14 de abril.

No cabe duda de que si circulan acusaciones antiimperialistas para poner sobre aviso a los que, de vez en cuando, subestiman la astucia y la amoralidad de los enemigos a muerte de la Revolución Bolivariana, y de otros procesos en una línea similar, se está más preparado para encarar desafíos de gran envergadura.

Pero, del mismo modo que decimos una cosa, decimos otra: es complicada tarea descartar más ases en la manga de Washington (principalmente). Ases que de imaginárnoslos nos aterrorizarían más que la mayor parte de nuestras pesadillas.

Después de esta reflexión los dejo ya con la noticia que puede ser leída en Actualidad.rt.com:

El Presidente Encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, alertó al presidente de EE.UU., Barack Obama, de que “funcionarios del Pentágono y de la CIA”, junto a dos ex embajadores, conspiran para asesinar al candidato opositor, Henrique Capriles.

“Yo le hago un llamado al Presidente Barack Obama desde aquí, al Gobierno de los Estados Unidos”, se arrancó Maduro en un programa de televisión, antes de acusar a “Roger Noriega, Otto Reich, funcionarios del Pentágono y de la CIA” de “estar detrás de un plan para asesinar al candidato presidencial de la derecha venezolana para crear un caos en Venezuela”.

Durante una entrevista transmitida por Televén, Maduro dijo que tiene “información de muy buena fuente” de que estos planes tienen como objetivo “echarle la culpa al Gobierno bolivariano y crear un caos en Venezuela”.

Las declaraciones de Maduro surgen a pocos días de las elecciones presidenciales del próximo 14 de abril de las que saldrá elegido el sucesor del presidente Hugo Chávez, que falleció el pasado día 5 por un cáncer contra el que estuvo luchando dos años.

El miércoles pasado el presidente encargado ya denunció planes “de la ultraderecha” estadounidense vinculados al grupo de Noriega, ex embajador de EE.UU. ante la OEA, y de Reich, ex embajador de EE.UU. en Venezuela, para atentar contra Capriles.

orgullo venezolano

Anuncios