comicio-joao-goulart-1964

Goulart fue militante del brasilero Partido Trabajador desde 1945, y pasó a dirigirlo en 1950. Posteriormente sería Ministro de Trabajo, Industria y Comercio, Vicepresidente y, tras la renuncia del conservador Jânio Quadros en 1961, ganó la presidencia del Brasil en octubre del año siguiente. Sería depuesto de manera violenta por un golpe de Estado ultrarreaccionario, en abril de 1964.

El Gobierno brasileño, de acuerdo con lo que nos refieren las principales agencias noticiosas, admitió por primera vez la posibilidad de que el ex Presidente Joao Goulart pudo haber sido asesinado durante su exilio en la Argentina, en 1976, en el marco de la Operación Cóndor, que coordinó la represión de las dictaduras sudamericanas.

Así lo afirmó la Ministra de Derechos Humanos de Brasil, Maria do Rosario Nunes, en una audiencia pública de la Comisión de la Verdad, el ente creado por la Presidenta Dilma Rousseff para investigar los crímenes de la dictadura militar (1964-1985).

“Existen indicios que no pueden ser desconocidos de la responsabilidad de la Operación Cóndor frente a algo que no podemos cerrar los ojos, que es la posibilidad muy clara de que el presidente Joao Goulart haya sido asesinado”, dijo la Ministra, citada por la agencia de prensa italiana Ansa.

Oficialmente, Goulart, derrocado por un golpe militar en 1964, fue declarado muerto el 6 de diciembre de 1976 durante su exilio en la provincia argentina de Corrientes, víctima de un paro cardíaco, pero su familia siempre sostuvo que el deceso tuvo que ver con una conspiración de los militares.

“El caso debe ser investigado con profundidad”, sostuvo Nunes.

Fiscales brasileños están en Sao Borja, cerca de la frontera con la Argentina, juntando testimonios de personas cercanas a Goulart.

La Comisión de la Verdad le dio un nuevo impulso al misterio sobre la muerte del gobernante laborista Goulart, derrocado el 31 de marzo de 1964 por un golpe militar.

En 2007 y en 2012 un ex agente del servicio de inteligencia uruguayo llamado Marijo Barreiro dijo que estuvo a cargo de espiar por cuatro años la vida en el exilio de Goulart, a quien el dictador brasileño Ernesto Geisel consideraba una amenaza para el régimen.

La abogada Rosa Cardoso, integrante de la comisión de la verdad, afirmó que existe “un conjunto de indicios concluyentes” favorables a la tesis del crimen.

El senador Pedro Simon, del Partido del Movimiento de la Democracia Brasileña (PMDB), informó que no fue realizada una autopsia al cuerpo de Goulart.

joao_goulart

Anuncios