ee.uu-corea

coreasedefiende

Estamos hartos de repetir que Norcorea no quiere hostilidades, que no amenaza ni agrede a nadie y que solamente pretende la preservación de su soberanía. En menos palabras: la RPDC exige que la dejen en paz de una puta vez.

Pero ni el Imperio ni su marioneta surcoreana viven ni dejan vivir, así que le dan la vuelta a la tortilla día y noche y no paran de presentarse ante la opinión pública internacional como perseguidos en vez de como perseguidores, que es lo que verdaderamente son.

De Russia Today en castellano nos llega la siguiente noticia, una muestra más del hipercaradurismo de los regímenes de Washington y seulense:

El ministro de Defensa de Corea del Sur aseguró que considera todas las opciones, incluida la acción militar, en el caso de que los surcoreanos que se encuentran en Corea del Norte estén en peligro, informó la agencia surcoreana Yonhap.

El ministro Kim Kwan-jin hizo estas declaraciones después de que Pyongyang informase a Seúl de que prohibía el acceso de los trabajadores surcoreanos al complejo industrial de Kaesong, ubicado al norte de la frontera que divide las dos Coreas y administrado de forma conjunta. A pesar de la escalada de tensión en la península coreana, hasta el momento se había mantenido un acceso continuo y sin restricciones al complejo industrial intercoreano.

Actualmente más de 800 surcoreanos permanecen en el complejo industrial de Kaesong.

A pesar de la escalada de tensión en la península coreana, hasta el momento se había mantenido un acceso continuo y sin restricciones a este complejo industrial intercoreano.

Sin embargo, recientemente Pyongyang anunció que si Seúl seguía “agrediendo su soberanía”, interrumpiría el tráfico de bienes y personas hacia el complejo, un proyecto gestionado por ambos países desde el 2003, en el que un centenar de empresas surcoreanas emplean a unos 40.000 obreros norcoreanos y a otros 1.000 de nacionalidad surcoreana.

Anuncios