Británicos mostrando su "pesar" por la muerte de Doña Margarita
Británicos mostrando su “pesar” por la muerte de Doña Margarita

Después de haber permanecido clasificados por 30 años en los Archivos Nacionales del Reino Unido, recientemente salieron a la luz documentos secretos de la época posterior a la llegada al poder de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher. Éstos reflejan aquel carácter severo que le hizo ganarse el apelativo de “Dama de Hierro”.

Se la tilda de racista, cínica, de odiar a los sindicatos y de apoyar el pensamiento tory: cada uno es responsable de sí mismo y el Estado no está para ayudar a los individuos. Por otro lado, Thatcher nunca hizo uso de su condición de “mujer” para recibir concesiones a su favor.

También era conocida su “eurofobia”. Planeó disminuir la contribución de Inglaterra al presupuesto europeo para reducir los impuestos en su país. Después de cuatro años de conversaciones, Thatcher consiguió el famoso “cheque británico” que todavía hoy permite al Reino Unido reducir sustancialmente su contribución a las arcas europeas.

Su carácter fuerte también se reflejó en la reforma de la función pública; ella quería que se recortase el 5% del gasto. En su opinión se debía despedir a 66.000 de los 566.000 funcionarios administrativos y congelar durante seis meses las contrataciones de nuevo personal.

En lo que al racismo respecta, se descubrió que no había querido recibir a vietnamitas considerados como refugiados, y que fue el ministro del Interior el que le hizo cambiar de opinión. Alegó que habría disturbios en las calles si se los acogía, y que los ingleses “pondrían muchas menos objeciones si se tratara de refugiados de Rodesia, polacos o húngaros porque sería mucho más fácil asimilarlos en la sociedad británica”.

Además llegó a proponer al primer ministro de Australia la compra conjunta de una isla en Indonesia o Filipinas para radicar allí a los vietnamitas.

De otro lado, su descaro salió a la luz cuando documentos probaron que cuando aún era líder de la oposición, Thatcher se oponía a los planes para publicar una historia de la inteligencia militar durante la II Guerra Mundial, en la que se admitía la existencia del MI5 y el MI6, los servicios secretos británicos. “Dos maestros en leyes, que ahora son jueces, me enseñaron una regla muy buena: nunca admitas nada a menos que no tengas más remedio que hacerlo; y aún así, sólo si tienes razones específicas para ello y dentro de unos límites definidos”. En 1994 el Reino Unido aceptó la existencia de sus servicios secretos.

(Fuentes consultadas: Lamula.pe y El País)

Anuncios