guillem agullo

Casi todos los (des)informativos, he querido decir.

El diputado de Esquerra (ERC) en el Congreso, Joan Tardà, ha aprovechado su intervención en el hemiciclo para hacer mención del joven valenciano antifascista Guillem Agulló, de cuyo asesinato se cumplen este jueves 20 años, en un Pleno del que ha sido expulsado por insistir en utilizar el catalán pese a las advertencias del presidente de la Cámara, Jesús Posada.

La figura de Guillem Agulló es homenajeada cada año en el País Valencià, y 20 años después sigue representando un símbolo de lucha contra la violencia neonazi y blaverista, que se reproduce continuamente, sobre todo, en el área metropolitana de Valencia mientras la justicia burguesa mira hacia otro lado, anulando el carácter político y sistemático de la violencia de la ultraderecha, absolviendo a los responsables de cualquier tipo de agresión por motivos ideológicos que estos grupúsculos cometen, regalándoles casi total impunidad para seguir perpetuando su odio en la calle.

El juez que llevó el caso de Guillem Agulló desestimó el carácter político del asesinato, considerándolo una simple pelea callejera entre jóvenes y condenando a uno solo de los 5 acusados, Pedro Cuevas, a 14 años de prisión, de los cuales solo cumplió 4. Este subhumano, que si tuviese derecho a la vida sería porque estuviese picando piedra en los Pirineos, se presenta a las elecciones en la localidad de Chiva en representación de la formación neonazi Alianza Nacional. Así es el Estado “democrático y de Derecho” burgués: cumples más años de condena por quemar un cajero que por matar a un joven solo por sus ideas.

Sin lugar a dudas, la juventud no le debemos nada al aparato represor del Estado, ni a sus cárceles ni a sus carceleros. Un aparato al servicio del poder, que desfavorece o aparenta favorecer a las masas populares a conveniencia o según decidan sus lacayos en los juzgados. Si la justicia no funciona en los juzgados, funcionará en las calles. Sangre por sangre.

Hoy, a las 19:00 horas, habrá una concentración en la plaza del Ayuntamiento de Burjassot (localidad de nacimiento de Guillem) en memoria de este militante independentista y antifascista comprometido con el pueblo valenciano y contra el fascismo.

Guillem Agulló i Salvador (Burjasot, 1975 – Montanejos, 11 de abril de 1993) fue un joven valenciano, militante en movimientos nacionalistas de izquierdas, que murió asesinado en la madrugada del 11 de abril de 1993 en Montanejos, comarca del Alto Mijares (provincia de Castellón), a manos de un grupo de jóvenes fascistas. Numerosas organizaciones de izquierda denunciaron que el móvil del crimen había sido político.

En el juicio del caso, hecho en Castellón de la Plana en 1995, el juez condenó a uno de los acusados y autor confeso de las puñaladas, Pedro Cuevas, a 14 años de cárcel por homicidio, y absolvió al resto del grupo. Pocos días después, uno de los acusados, Juan Manuel Sánchez, participó en otra agresión con navaja en el barrio del Carmen de Valencia. De los 14 años de condena, Pedro Cuevas sólo cumplió 4 en la cárcel. Tras salir, en las elecciones municipales del 27 de mayo de 2007 se presentó como candidato en las listas del partido ultraderechista Alianza Nacional en el número 4 por Chiva. Y otro de los implicados, Manuel Canduela, en la actualidad preside del partido político ultraderechista Democracia Nacional.

El juicio fue controvertido, y originó mucha polémica entre los medios de comunicación del País Valenciano. El juez aceptó un extraño testimonio «X», presentado por la defensa, que declaró bajó secreto. Maulets (organización en donde militaba Guillem Agulló), que ejercía la acusación popular, se retiró del juicio.

Años después se continúa homenajeándole y cuando se cumplieron los diez y los quince años de su muerte hubo diversas manifestaciones. Varios grupos han hecho canciones en su homenaje, canciones como ‘No tingues por (de Obrint Pas), Company Guillem ( por Opció k-95), 11 d’abril (Greska), 11 d’abril del 93 (ODI), Soldats catalans ( composición de Orgull Roig) o No t’oblidem, de INsemiNACIÓ.

(Fuentes más consultadas: 20minutos.es, RSA Madrid y Wikipedia)

El coltell va segar
la teva vida, company,
amb total impunitat
sobre un toll roig de sang.

No volem un màrtir,
tan sols volem la veritat
i trencar d´un cop la infàmia
d´una premsa provincial.

Des de l´abril de 1993
al cel dels Països Catalans
tenim un nou estel.

Guillem, Guillem company!
Guillem, mai t´oblidarem, company Guillem.

Unes ombres sinistres
que emparen assassins.
La violència soterrada,
la justícia feta a dit.

Encara ara recordo
aquell dia maleït:
les notícies, la tristesa
i la teva mort, amic.

El cuchillo segó
tu vida, compañero,
con total impunidad
sobre un charco rojo de sangre.

No queremos un mártir,
sólo queremos la verdad
y romper de una vez la infamia
de una prensa provincial.

Desde abril de 1993
el cielo de los Países Catalanes
tenemos un nuevo cometa.

¡Guillermo, Guillermo compañero!
Guillermo, nunca te olvidaremos, compañero Guillermo.

Unas sombras siniestras
que amparan asesinos.
La violencia soterrada,
la justicia hecha a dedo.

Aún ahora recuerdo
aquel día maldito:
las noticias, la tristeza
y tu muerte, amigo.

Anuncios