paraguay

Paraguay celebra unos comicios presidenciales en los que el frente golpista legalizará su ascenso gubernamental, después de la masacre campesina del 15 de junio de 2012. Un candidato ligado al lavado de dinero proveniente del narcotráfico y cigarrillos, principalmente, y un dirigente liberal sin más proyecto histórico que la ocupación de cargos dentro del Estado stronista y la entrega de los pocos recursos que quedan por entregarse aparecen como “los favoritos”. El frente antigolpista va disgregado y jugará a posicionarse en la Cámara legislativa.

El destituido presidente constitucional de Paraguay, Fernando Lugo, ejerció su derecho al voto y ratificó denuncias sobre irregularidades que afectan al Frente Guasú, coalición de partidos y organizaciones de izquierda. Lugo asistió antes de las siete de la mañana al colegio electoral acompañado por Aníbal Carrillo, candidato presidencial del Frente y numerosos partidarios, en presencia de observadores internacionales y periodistas. La exclusión de la izquierda fue destacada no sólo por Lugo, sino por la UNASUR, organismo que denunció, además, la compra de votos en el país guaraní.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) de Paraguay, Alberto Ramírez Zambonini, aseguró que los comicios generales que se celebran en esa nación transcurren de manera impecable, sin registro de irregularidades.

En declaraciones a la prensa Ramírez dijo: “la información que tenemos es que estas elecciones se desarrollan impecablemente. No hay irregularidades” y el “99,9 por ciento de las mesas están funcionando normalmente”.

Alberto Ramírez indicó que desde la instalación de las mesas de votación entre las 07H00 (11H00 GMT) y las 08H00 (12H00 GMT) el órgano electoral de Paraguay no tiene “nada relevante”.

En referencia al cierre de la jornada, señaló que si a la hora fijada por el TSJE hay personas “formando fila los miembros de mesas tiene la obligación de esperar”. Sin embargo, apuntó que no hay una prolongación oficial.

A las 11H00 locales (15H00 GMT), según informó Ramírez, el porcentaje de participación era de 35 por ciento “estamos esperando cerca del 70 por ciento, unos dos millones 300 mil electores”.

Destacó que luego que el 100 por ciento de las actas sean tramitadas por el sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), el TSJE hará primero el cómputo de los votos presidenciales y después los otros cargos.

Ramírez rechazó “categóricamente” la declaraciones del vicepresidente del TSJE, Juan Manuel Morales, quien dijo que las tendencia dan como ganador a uno de los candidatos y que el panorama se mantendrá hasta el final de la jornada.

“Las tendencias dan como ganador a uno de los candidatos y eso es casi seguro que se va a mantener hasta el final de las elecciones”, expresó Morales quien llamó al aspirante de una tendencia en particular a aceptar los resultados, insinuando que no será electo en la contienda.

Al respecto, Alberto Ramírez recordó que existen procedimientos para cuando los magistrados se adelantan. “No estamos autorizados a emitir opinión ni apreciación al aire”, agregó.

Los paraguayos acuden este domingo a las urnas para elegir al presidente para el próximo período 2013-2018, vicepresidente, 45 senadores titulares y 30 suplentes; 18 parlamentarios titulares del Mercado Común del Sur (Mercosur) y 18 suplentes.

La máxima autoridad electoral habilitó a unos 3,5 millones de personas para sufragar.

(Con la información de Ea.com.py, teleSUR , Contrainjerencia y CubaDebate)

 

Anuncios