tsarnaev

Quizás se lo carguen directamente o “lo suiciden”. Este blog continúa intentando que se abran como platos los ojos de los crédulos, quienes piensan que aunque existan los imperios, éstos son decentes, que siempre se defienden de inclementes enemigos y que se desviven por la seguridad de los que deseamos vivir en el mejor mundo, con paz garantizada y amando al que hoy es el paternal y paternalista “Padre Supremo” Americano-Sajón.

Hoy la web de RT en Español ahonda en la “paranoica” tesis de que las cosas no son como Falsimedia nos las cuenta. Empezamos a hartarnos los críticos de las “verdades” oficiales de que las grandes corporaciones de la desinformación nos tomen por descerebrados. Esos grandes medios nos detallan que los fiscales federales de Estados Unidos no tienen claro cuándo presentarán cargos contra los dos infelices hermanos Tsarnáev (uno de los cuales, el que aún está vivo, se llama Dzhojar, y a él nos referimos en el titular de este post), que tienen toda la pinta de ser chivos expiatorios/cabezas de turco de una operación que, como de costumbre, echa mano del terror masivo y abusa del mismo para intentar controlar a unas masas que se sienten indefensas y necesitadas de ese “Salvador” universal (Gendarme, realmente) que “redime” como sólo sabe hacerlo: inmolando a inocentes una y otra vez.

Por cierto, ¿hay quién se ha tragado la historia de que el hermano mayor, Tamerlan, fue atropellado por el menor? Porque de atropellos cometidos por victimarios “protectores” de contingentes víctimas podríamos escribir una enciclopedia que en esta entrada, por lo menos, no cabe.

tamerlan tsarnaev

Esto es lo que expone Russia Today:

Aunque los sospechosos del atentado de Boston ya fueron identificados y uno de ellos fue detenido la noche del viernes, mientras que otro murió horas antes en un tiroteo, aún quedan varias preguntas sin responder acerca de esta tragedia.

Según una investigación, un grupo de “mercenarios” presentes durante el maratón podrían saber de antemano que algo iba a suceder. Una organización independiente de investigación de Canadá, denominada Centro para la Investigación de la Globalización (The Centre for Research on Globalization, CRG) publicó en su página web una nueva investigación sobre el atentado en el maratón de Boston.

Según reveló la organización, en las imágenes tomadas antes y después de las explosiones en el maratón de Boston se observa a un grupo ‘sospechoso’ de entre seis y ocho personas con mochilas negras, vestidas de la misma manera, que parecían vigilar la zona y permanecer en contacto permanente entre ellos y con personal del maratón y del FBI.

Antes del atentado, se encontraban detrás de la multitud de espectadores, a pocos metros del lugar donde luego se produjo una de las explosiones. Inmediatamente después de la tragedia, se ve a las mismas personas ayudando a los empleados del maratón a desmontar la carcasa de las tribunas. A continuación, el automóvil en el que llegó otro grupo de desconocidos se acercó a un empleado del FBI, unas personas salieron del vehículo y se marcharon acompañadas por un representante de los servicios de seguridad.

De momento se desconoce si dichas personas que parecían patrullar el área conocían el lugar donde iba a producirse la explosión y tampoco se sabe por qué estaban en contacto con los organizadores del evento y con agentes del FBI.

Al estudiar su apariencia y comportamiento, la CRG llegó a la conclusión de que se trata de un grupo de “mercenarios”, empleados de empresas privadas de seguridad, como, por ejemplo, la compañía paramilitar privada estadounidense Blackwater. La administración de Boston, no obstante, no proporcionó información sobre la posible contratación de este grupo no identificado.

La organización canadiense también recordó que este tipo de mercenarios fueron vinculados en el pasado con una serie de crímenes de alto perfil y con varios disturbios. Asimismo, existe la teoría de que los organizadores del evento fueran informados del posible atentado, por lo que podrían haber contratado a estas fuerzas complementarias de seguridad para investigar la situación. Sin embargo, tanto el FBI como las autoridades locales de Boston negaron haber sido informados de antemano acerca de la amenaza de un atentado.

 

Anuncios