despiece de la sanidad pública

Ya se sabe, ¿no?: privatizar la salud es hacer del derecho más básico un negocio en beneficio de belitres necrófagos.

Una multitudinaria manifestación recorrió hoy las principales arterias de esta capital en rechazo a los planes del gobierno de la Comunidad de Madrid de privatizar la gestión de seis hospitales y 27 centros de salud.

Decenas de miles de personas secundaron este domingo la denominada Marea Blanca -en alusión al color de las batas de los doctores- para reivindicar una sanidad pública gratuita y de calidad.

Usuarios y profesionales, en su mayoría ataviados con sus bastas blancas, se sumaron a esta nueva protesta pacífica, convocada por varias organizaciones sindicales del sector bajo el lema La sanidad pública no se vende, se defiende.

La marcha, quinta en lo que va de año, comenzó en la céntrica plaza de Cibeles, donde confluyeron varias columnas que partieron desde diversos hospitales de la región, y culminó en la emblemática Puerta del Sol.

En un manifiesto leído al término de la manifestación, sus promotores acusaron al Ejecutivo madrileño, dirigido por el derechista Partido Popular (PP, al frente también del Gobierno español) de montar un “chiringuito” en beneficio de los especuladores.

Los impulsores de la Marea Blanca exigieron la dimisión del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y de su consejero de Sanidad, Javier Fernández-Lasquetty.

El pasado 27 de diciembre, la Asamblea madrileña (Parlamento regional) dio luz verde a una controvertida norma que permitirá la privatización de seis clínicas y del 10 por ciento de los centros de atención primaria de esta autonomía.

Gracias a la mayoría absoluta del PP, el legislativo autonómico aprobó entonces la conocida como Ley de Acompañamiento de los Presupuestos para 2013.

Esas cuentas contemplan una poda presupuestaria en la sanidad pública del siete por ciento (casi dos mil millones de euros).

Este plan de privatización fomenta la exclusión sanitaria de los más desfavorecidos y en lo único que es eficiente es en trasladar el dinero del bolsillo de los ciudadanos a las empresas que gestionarán los centros, denunció el manifiesto.

Para los convocantes de la protesta, la salud pública española tiene un coste muy inferior a la media europea y mundial y si se consuman los cambios planteados por los conservadores parte de la población se quedará sin una asistencia adecuada.

El Partido Socialista Obrero Español, principal de la oposición, inició el pasado viernes una “ofensiva” nacional para denunciar la política de recortes y privatizaciones aplicada en la salud por el gobierno conservador de Mariano Rajoy.

Esta campaña coincide con el primer aniversario de la aprobación, el 20 de abril de 2012, de un decreto del Ejecutivo de PP que estableció un tijeretazo de siete mil millones de euros en el gasto sanitario y otro de tres mil millones de euros en la educación.

(Fuente consultada: PL)

 

Anuncios