bolivia y chile

El Perú se desmarca del contencioso.

Chile y Bolivia firmaron un tratado de límites en 1874 por el que se reconocía la soberanía boliviana en el Pacífico. Posteriormente, en 1878, Bolivia decide cobrar un impuesto al salitre explotado en su territorio, lo que es rechazado por la Compañía de salitres y ferrocarriles de Antofagasta (de capitales chilenos). Ante tal rebeldía, Bolivia decide rematar los bienes de los evasores para cobrar los tributos impagados.

Esto es utilizado por el gobierno Mapocho, como excusa para ocupar militarmente, con fuerzas del ejército y la marina, suelo boliviano en Antofagasta, Mejillones, Cobija y Caracoles.

En 1879 Chile declara la guerra a Bolivia reivindicando los territorios como suyos y a Perú, pretextando que este país tenía un acuerdo secreto con Bolivia.

Tras cuatro años de acciones bélicas se firma la paz mientras Chile ocupaba el Perú mediante la cual se apodera de Tarapacá, Arica y Tacna (esta última se devuelve al Perú en 1929), así como de las provincias litorales bolivianas, condenando a este país a la mediterraneidad. Chile se hizo de un vasto territorio, poseedor de ingentes riquezas en guano, salitre y cobre. A partir de ahí, quedó una herida siempre abierta en el sentimiento de la nación boliviana.

El Vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera, afirmó que la demanda fue preparada por lo menos en dos años de estudios, de investigación y de consultas legales que permiten avizorar un resultado positivo para recuperar parte del territorio que perdió a manos de Chile en la Guerra del Pacífico (1879-1883).

Sucesivos gobiernos bolivianos han reclamado a Chile que restituya al país su salida soberana al Océano Pacífico, pero Santiago siempre se ha negado, afirmando que Bolivia aceptó la pérdida de esas tierras en el Tratado de Paz que ambos firmaron en 1904.

Las diferencias por este tema llevaron a que en 1978 los vecinos sudamericanos rompieran relaciones diplomáticas. Y hoy, el presidente boliviano Evo Morales asegura que el Tratado de Paz no tiene legitimidad.

Así se ha llegado a la instancia de presentación de demanda, que llevan a la Corte el canciller Choquehuanca, y el expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, quienes fueron designados por Morales, tras determinar en marzo pasado que las instancias de negociación con el mandatario chileno, Sebastián Piñera, se habían agotado.

Sin embargo, Piñera consideró que la base sobre la que Bolivia basará su demanda es fruto de una “interpretación legal equivocada”.

Bolivia se quedó sin unos 120 mil kilómetros cuadrados de superficie y 400 kilómetros de costa tras el conflicto y, como consecuencia, hace 130 años que no tiene una salida al mar.

Para que la CIJ pueda dirimir un caso, el país demandado y el demandante tienen que haber aceptado la jurisdicción de ese organismo. Como sus sentencias son definitivas y vinculantes es necesario que los países se sometan de antemano.

Como órgano judicial principal de las Naciones Unidas, la CIJ se estableció en junio de 1945 y comenzó sus trabajos en abril de 1946.

Su rol es dirimir disputas legales entre estados, de acuerdo al derecho internacional, y ofrecer asesoría en cuestiones legales planteadas por organismos autorizados de Naciones Unidas y agencias especializadas.

La Corte está compuesta por 15 jueces. Sus fallos son vinculantes y no se pueden apelar.

Tanto Chile como Bolivia forman parte del Pacto de Bogotá de 1948, que incluye la aceptación de la competencia de la Corte Internacional de La Haya.

Para poder apelar a ese texto, en abril pasado Bolivia retiró una reserva que había hecho sobre uno de los artículos del acuerdo y que había bloqueado la vigencia del pacto entre ambas naciones.

Por su parte, la parte chilena, el Presidente pinochetista Sebastián Piñera enfatizó que no cederá “soberanía chilena a ningún país”, tras la presentación de la demanda de Bolivia contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

“No vamos a ceder soberanía chilena a ningún país, porque nuestro territorio, nuestro mar y nuestra soberanía le pertenecen legítimamente a todos los chilenos”, enfatizó Piñera.

Una comisión presidida por el canciller de Bolivia, David Choquehuanca, presentó hoy ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya la demanda contra Chile por una salida soberana al mar.

Al respecto, Piñera refirió que “Chile y Bolivia celebraron en 1904 un tratado de límites y ese tratado fue válidamente suscrito y se encuentra plenamente vigente, y ese tratado estableció con meridiana claridad los límites entre ambos países y por tanto no existen temas limítrofes pendientes con Bolivia”.

(Fuentes: ABI, ANDINA y el blog Tolerancia Real)

Anuncios