venezuela-cia

El Ministerio Público venezolano (MP) presentará en las próximas horas ante un tribunal de control al general retirado y militante de Voluntad Popular, Antonio Rivero, por su presunta vinculación con los hechos de violencia que ocurrieron en el país y cobraron la vida de nueve personas, luego de que el ex candidato presidencial Henrique Capriles se haya negado a aceptar la derrota.

“En la audiencia de presentación, la fiscal 21º nacional, Gineira Rodríguez, imputará a Rivero por presuntamente incurrir en delitos previstos en el ordenamiento jurídico venezolano”, precisó nota de prensa del MP.

De acuerdo con este boletín, este sábado Rivero fue aprehendido por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebín), en cumplimiento de una orden solicitada al Tribunal 2 º de Control del Área Metropolitana de Caracas, por su presunta vinculación con la ola de violencia que se desató en el país, en la que fueron agredidos Centros Médicos de Diagnóstico Integral (CDI), sedes del Partido Socialista Unido de Venezuela y abastos Bicentenario, entre otros lugares.

El pasado jueves 25 de abril, el Ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez Torres, mostró pruebas audiovisuales captadas el 15 de abril por extremistas aliados de Capriles, donde se observa a Rivero dando órdenes a grupos de choque que debían generar violencia en Altamira y en las adyacencias de la avenida Francisco de Miranda, en Chacao.

“Es importante mantener todo lo que hagan bajo la direccionalidad que tiene Capriles”, fue la orden precisa que emitió Rivero a los grupos extremistas para que ejecutaran una de las fases del plan desestabilizador, que fue calificado por el ministro Rodríguez como “Golpe Electoral”.

Según datos de inteligencia, Rivero, de 52 años de edad, es un agente de la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) que actúa como “político” de Voluntad Popular para realizar acciones encubiertas y promover sectarismo y odio hacia los cubanos con su constante retórica de la “cubanización” del país.

 

 

Al mismo tiempo, Rivero es una pieza extremista que cumple órdenes directas de Leopoldo López Mendoza, ex alcalde de Chacao y que se encuentra inmerso en distintos delitos de corrupción y tráfico de influencia en la antigua PDVSA, cuando su madre utilizó recursos del Estado para financiar la creación del radical partido de derecha Primero Justicia, hoy en manos de Julio Borges.

Desde que logró aliarse a las fuerzas conspirativas, Rivero cuenta desde el año 2009 con un visado permanente emitido por el gobierno de los Estados Unidos y recibe “fuerte financiamiento del Departamento de Estado para realizar acciones de sabotaje”.

“Tenemos muchísimas evidencias acerca de esta operación conspirativa, denominada Conexión Abril.Todas son coordinadas por el Ministerio Público. Los que estén involucrados en delitos tendrán que ir a responder ante la ley”, recalcó Rodríguez sobre estos hechos y planes que aún sigue en ejecución.

(Fuentes: Correo del Orinoco y Venezolana de Televisión)

 

tio sam y venezuela

Anuncios