usa contra la RAS

La Comisión Independiente de Investigación sobre Siria ha dado a conocer que las pruebas basadas en testimonios de las víctimas y del personal médico en Siria revelan que las bandas armadas han usado gas sarín, considerado un arma de destrucción masiva en la Resolución 687 de la ONU.

Carla Del Ponte, miembro de esta comisión, ha afirmado que su equipo no ha encontrado evidencia alguna que demostrara el uso de armas químicas por el Gobierno de Damasco contra los militantes.

Según Del Ponte, el informe de los investigadores, tras entrevistarse con víctimas, médicos y personal de hospitales sirios en los países vecinos, indica fuertes y concretas sospechas acerca del uso de gas sarín por hombres armados.

No obstante, ha recordado que, a pesar de no ser una prueba incontrovertible, es evidente que el gas sarín ha sido utilizado por una parte de la oposición siria, los rebeldes, y “no por las autoridades del Gobierno”.

El domingo pasado, Ban Ki-moon, Secretario General de Naciones Unidas, solamente manifestó su “grave preocupación” por la reciente agresión del régimen de Israel al centro de investigación científica de Jamraya, ubicado cerca de Damasco, capital de Siria.

No se trata de la primera vez que Ban guarda silencio sobre los ataques del régimen israelí contra la soberanía de otros países.Tampoco condenó el ataque aéreo israelí perpetrado el año pasado contra una fábrica de armas en el sur de Jartum, capital de Sudán, que dejó dos muertos.

Un alto funcionario sirio, por otra parte, dijo que Israel utilizó uranio empobrecido en su reciente ataque aéreo contra el Centro de Investigación Jamraya en las afueras de Damasco.

El funcionario, quien estuvo cerca del lugar del ataque en la mañana del domingo, dijo a Russia Today que Israel usó “un nuevo tipo de arma” durante el ataque aéreo.

“Cuando ocurrió la explosión, se sintió como un terremoto”, el funcionario pidió no ser identificado, agregó.

“Entonces, un gigantesco hongo de fuego apareció. Esto nos indica que Israel utilizó proyectiles de uranio empobrecido”, dijo el funcionario sirio.

“Varias fábricas y edificios civiles fueron destruidos. El objetivo era un almacén de armamento ordinario. El bombardeo es para nosotros un ultimátum”, agregó.

El funcionario sirio también rechazó las informaciones brindadas por fuentes de inteligencia occidentales que el ataque aéreo apuntaba al traspaso de armamento de la resistencia libanesa Hezbollah a Siria.

(Fuentes más consultadas: HispanTV y TakbirTV)

 

Anuncios