teleamazonas

Teleamazonas, ese canal tantas veces, y justamente, criticado por el actual Jefe de Estado del Ecuador, ha pasado ya por varios momentos críticos. Y cuatro veces han sido iniciados en su contra procesos administrativos sancionadores.

Cuando Correa denuncia, ante los entrevistadores que le suelen preguntar por la libertad de prensa en el país andino, que un puñado de familias de esa nación han hecho y deshecho a su antojo durante décadas todo lo que han querido, en lo que se refiere al tratamiento de la información y difusión de noticias, debemos comprender que el golpismo mediático no es producto de la imaginación paranoide de un carismático líder político, sino una realidad muy dura, casi siempre evidente y contra la cual son precisas medidas de urgencia no restringidas al ámbito jurídico-penal.

Presten la máxima atención a lo siguiente:

Ante evidencias de presunta información previa del canal televisivo (privado) Teleamazonas sobre el intento de golpe de Estado del 30 de septiembre de 2010, el Presidente ecuatoriano, Rafael Correa, instó a la Fiscalía a ampliar las investigaciones.

La Secretaría de Comunicación de la Presidencia desveló que el productor ejecutivo de noticias de Teleamazonas, Milton Pérez, al parecer tenía información de la sublevación policial bajo el pretexto de una afectación en las bonificaciones de la fuerza pública.

El Gobierno hizo público el pasado sábado un mensaje por Twitter en el cual Pérez, horas antes del levantamiento policial, alerta a una periodista ecuatoriana residente en Colombia para que “esté atenta a los sucesos de las próximas horas”. “Serán días clave e intensos”, le advertía a su compatriota comunicadora.

Las autoridades ecuatorianas consideraron también sospechoso que Teleamazonas haya sido el único medio que instaló sus equipos de transmisión en directo antes del inicio de la toma del Regimiento Policial Quito #1, donde Correa fue agredido y obligado a refugiarse en el Hospital Policial en el que permaneció secuestrado más de 10 horas. Otro indicio revelado durante la rendición de cuentas del mandatario es que los policías insubordinados solamente permitieron el ingreso de las cámaras y reporteros de Teleamazonas.

Lo anterior se pudo escuchar en un documental hecho público, que muestra también que la televisora fue el único medio que instaló equipos en la Base Aérea de Quito, contigua al aeropuerto Mariscal Sucre, cuya pista fue bloqueada por militares de la Fuerza Aérea.

Freddy Paredes, reportero de ese canal, fue el primero que hizo ese día un anuncio alarmante en un país en el cual en 10 años, con la participación militar, se destituyó a tres presidentes; y para el Gobierno, Teleamazonas fue puente para amplificar el llamamiento a la sublevación.

Dijo entonces Paredes que había recibido una llamada de un oficial de Fuerzas Armadas de la provincia de Pichincha, y que ha informado de que asimismo miembros de las Fuerzas Armadas estaban organizándose para apoyar a la Policía.

“Este oficial de Fuerzas Armadas ha pedido que comuniquemos esta decisión de un gran número de personal de Fuerzas Armadas, especialmente del Ejército, de que se sumarán a esta protesta de la Policía”, dijo el reportero en medio del caos generado en todo el país.

En el documento audiovisual se escucha al presentador Bernardo Abad instruir a sus camarógrafos para que no muestren los rostros de los policías insubordinados en el momento en que quemaban neumáticos, cerraban vías y agredían a ciudadanos.

Durante su informe sabatino, Correa calificó de gravísima la alerta lanzada por el productor de noticias de Teleamazonas, Milton Pérez, a pocas horas de los incidentes que dejaron como saldo ocho personas fallecidas y un gran número de heridos.

Lamentó que no se haya avanzado más en las investigaciones, estimó que estas cosas no pueden quedar en la impunidad, y pidió que investiguen a esos periodistas “parapsicólogos” que sabían lo que iba a ocurrir.

(Fuente consultada: PL, con correcciones ortográficas y sintácticas de El Revolucionario Escarlata)

Anuncios