division azul

España sigue siendo un caso insólito en Europa. Un bastión de la extrema derecha en el Sudoeste del Viejo Continente no ha sido capaz de, mejor dicho, no ha querido, que vea aún la luz una norma decente que rompa democráticamente con el franquismo, que haga justicia a sus víctimas y que rehabilite el recuerdo de todos los represaliados por el régimen fascista.

Desde Catalunya, por culpa de la honda huella que el españolismo tiene dejada en esa nación, se ha vuelto a asestar un infame e innecesario golpe a la dignidad y los sentimientos de los que todavía tienen ancestros no lejanos en fosas comunes y en cunetas. Un símbolo de la colaboración hispánica antisoviética con el nazifascismo es “elevada a los cielos”, y este insulto a la inteligencia y la justicia nos “es vendido” como parte de una obra social en beneficio de un colectivo vulnerable por razón de edad. Por más miel que se le ponga a una boñiga, seguirán acudiendo a ella las moscas. Y, encima, en mayor número.

Léase, traducido al castellano, lo que nos refiere Vilaweb.cat:

La Hermandad Nacional de la División Azul , a la que la Delegada del Gobierno en Cataluña, María de los Llanos de Luna, concedió un diploma el pasado sábado, ha recibido subvenciones del Estado. La última, de 3.579 euros, se le concedió el 14 de diciembre pasado, tal y como ha revelado el diputado de ERC Pere Aragonès en Twitter con la etiqueta # cosesdelBOE, con la que ya ha destapado estos últimos meses un montón de gastos increíbles del Gobierno español.

Esta cifra corresponde a una partida de subvenciones en el área de la atención a personas mayores, concedida por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales del Ministerio de Sanidad, con el fin de apoyar el mantenimiento, funcionamiento y actividades habituales de entidades de implantación estatal de mayores.

Anuncios