Blanca y radiante iba la novia. Y pletórico iba el papá. Casposo bodorrio en la España neofranquista
Blanca y radiante iba la novia. Y pletórico iba el papá. Casposo bodorrio en la España neofranquista

La conocida red de corrupción Gürtel costeó en 2002 parte de los gastos de la boda de la hija del entonces presidente del Gobierno español, José María Aznar, del derechista Partido Popular (PP), trascendió muy recientemente en Madrid.

En su edición de este martes, el diario El País reveló que la cantidad aportada por la trama corrupta, ascendente a 32 mil 452 euros, se hizo en concepto de “regalo de boda” a Ana Aznar y Alejandro Agag, con quien contrajo matrimonio el 5 de septiembre de 2002.

Los presuntos pagos ilegales cubrieron algunos gastos de la fiesta posterior a las nupcias y fueron realizados por Francisco Correa, señalado como el cabecilla de la sonada red, integrada por empresarios y políticos del PP, actualmente en el poder.

La empresa de Correa, quien también asistió a la boda como uno de los testigos del novio, se hizo cargo de servicios como iluminación, andamios, generadores, estacionamiento, acreditaciones y alojamientos técnicos, sin cobrar a los novios. El entonces ex presidente salvadoreño, Paco Flores Pérez, fue invitado al festín y fue socio de Aznar en la aventura del golpe contra Chávez.

Agag explicó que Correa fue invitado por “su relación de amistad con él en esa época”, y que su dádiva consistió exclusivamente en el montaje de la iluminación de la celebración posterior a la ceremonia religiosa.

Tras asegurar que ignoraba el costo de dicha donación, el yerno del ex gobernante (1996-2004) subrayó que ni él ocupaba en esa época cargo público alguno, ni Correa estaba imputado en ninguna causa judicial.

Agag concluye en su misiva que “se reserva las acciones judiciales correspondientes contra cualquier medio que sugiera cualquier tipo de conducta irregular por su parte”.

Los documentos que acreditan la participación en los gastos de la boda, según El País, fueron descubiertos por la policía hace dos años, aunque no habían trascendido hasta ahora.

En aquel tiempo, el jefe de la red Gürtel dirigía las compañías que organizaban la mayoría de los actos electorales del PP nacional.

El denominado caso Gürtel es la investigación iniciada en febrero de 2009 sobre una supuesta trama de sobornos, en la que determinadas firmas cobraban de más por organizar actos como mítines, y compartían el sobrante con políticos de la agrupación conservadora.

Inicialmente fue instruido por el entonces juez de la Audiencia Nacional de España, Baltasar Garzón, hasta que fue separado del caso tras haber sido condenado en febrero de 2012 a 11 años de inhabilitación profesional.

El método más habitual para obtener sus ventajas y beneficios era la utilización de dádivas y sobornos a funcionarios y autoridades públicas vinculadas con el PP.

Las empresas de Correa organizaban eventos públicos de los populares durante la administración de Aznar.

(Fuente consultada: MONCADA)

Anuncios