Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. O exceso de sentido común
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. O exceso de sentido común

O las dos cosas, ¿qué sé yo? Como diría Raphael: “¿Qué sabe nadieeeee?”

Ahora bien, eso sí, la imaginación es libre, y aunque se nos ponga calenturienta a menudo y la evidencia por sí misma sea sospechosa, damos en la diana por pensar mal, por se perros viejos, por desconfiar, en principio y por sistema, de todo y de todos.

Nos ha contado Russia Today algo de lo más interesante, que puede leerse a continuación:

Los dos agentes del FBI que murieron en extrañas circunstancias la semana pasada formaban parte del equipo de élite que encargado de detener a los sospechosos de los atentados de Boston.

Los agentes Christopher Lorek y Stephen Shaw eran miembros del Equipo de Rescate de Rehenes del buró de investigaciones, el mismo grupo que participó en la captura de Dzhojar Tsarnáyev y que abatió a su hermano Tamerlán, los sospechosos de fraguar el atentado de Boston, informó el diario de Virginia ‘Pilotonline’.

El FBI se limitó a informar que los agentes especiales murieron durante un ejercicio de entrenamiento frente a la costa de Virginia Beach, Virginia.

Los medios locales de Norfolk (Virginia) indicaron que los experimentados agentes fallecieron en un accidente durante ejercicios de entrenamiento en los que debían descender en cuerdas desde un helicóptero hacia un barco.

No obstante, una portavoz del FBI de la base de Quantico, Ann Todd, comentó a Interfax “para aclarar la verdad”, que “los mismos agentes especiales Christopher Lorek y Stephen Shaw no estaban presentes en Watertown el 19 de abril [día que fue capturado uno de los presuntos autores del atentado en Boston] y, por consiguiente, no participaron en la captura de Dzhojar Tsarnáyev”.

¿A quién o a quiénes vamos a creer? Ya empezamos con las versiones contradictorias. Un irritante clásico.

Continuará. Suponemos.

Anuncios