Con casi plena seguridad, uno de los libros de cabecera de los "brillantes" esterilizadores
Con casi plena seguridad, uno de los libros de cabecera de los “brillantes” esterilizadores

Mujeres consideradas por indeseables anticientíficos como “desviadas sexuales”.

Las mujeres con apellidos hispanos, en su mayoría mexicanas, constituían hasta el 30% de las víctimas de la esterilización forzosa que se llevó a cabo en EE.UU. en el siglo XX.

Tales operaciones, 60.000 en total, eran realizadas en asilos e instituciones psiquiátricas bajo los programas de eugenesia para “mejorar las cualidades innatas de una raza”, como dijo uno de sus promotores, Francis Galton.

Las esterilizaciones ocurrían bajo la Ley de Eugenesia de 1909 hasta 1964, la mayoría de los casos, un 80%, se registró en California.

Según una nueva investigación de la Universidad de Michigan, los organizadores de esta esterilización forzada usaron varios argumentos, incluso tildaron a las mujeres de “epilépticas”, “débiles mentales” o con “desviaciones sexuales”. Para algunas era demasiado ser una madre soltera adolescente sin un sistema de apoyo o tener un coeficiente intelectual por debajo de 70 puntos.

Las familias mexicanas de las menores se opusieron a la esterilización eugenésica, como lo hizo también la Iglesia católica, dicen las autoras del estudio, Alexandra Minna Stern y Natalie Lira. Han estudiado miles de documentos, presentados por las familias en los tribunales, aunque sin éxito.

Los programas de eugenesia fueron cancelados solamente después de perder popularidad en la segunda mitad del siglo pasado, luego de haber sido usados por los nazis, que extendieron la práctica de esterilización forzada a grupos étnicos enteros.

(Fuente consultada: Insurgente.org)

 

Anuncios