RSF

Quienes nunca dejaron de llamar a una falsa ONG “Reporteros Sin Vergüenza” o “Reporteros sin Fronteras Morales”, no necesitan comprobar ahora que la trayectoria lógica de Monsieur Ménard culmina en el siniestro color de su apuesta política, en la línea inconfundible de los centros de poder a los que Roberto ha servido bien a lo largo de años y años.

Los degradadísimos medios de comunicación de la burguesía a menudo invitaban a representantes de la organización de marras para pontificar sobre supuesta falta de respeto a la libertad de prensa por parte de determinados Gobiernos “indeseables” como el chino, el norcoreano, el cubano, el venezolano e incluso el ecuatoriano. Con RSF los que odiamos la hipocresía nos hemos llevado más disgustos que ganas de aplaudir.

Al igual que AI o HRW, Reporteros Sin Fronteras ha trabajado como vocera privilegiada del Imperio, y sus informes han sido presentados una y otra vez como intachables ante la opinión pública por las citadas corporaciones de la desinformación.

¿Los “íntegros” promotores y custodios de la expresión libre y de la difusión de datos veraces entre las masas ávidas de conocimiento de alta relevancia social nos contarán a gritos (si hace falta) dónde ha acabado Ménard?

Es más, ¿será una noticia de este tipo primera plana de alguno de los más conocidos periódicos comerciales, cada día menos creíbles,que se echan flores a sí mismos cuando hacen gala de una profesionalidad de la que carecen?

Leamos detalles suministrados por ANDES:

Robert Ménard, fundador y ex director de la ONG Reporteros sin Fronteras (RSF) será candidato en las próximas elecciones municipales de marzo de 2014 en Francia con el apoyo del partido de ultraderecha Frente Nacional, anunció el viernes la presidente del movimiento de extrema derecha Marine Le Pen.

La postulación de Ménard confirma lo que sus discursos habían delatado: su afinidad por la extrema derecha. “Se debe defender la libertad de expresión de la extrema derecha” declaraba Robert Ménard a Nouvelles de France en abril de 2011.

Ménard parece haber ido más allá, asumiendo una cercanía cada vez más evidente con el partido francés de extrema derecha Frente Nacional (FN) y confirmó la noticia de su candidatura a la alcaldía de Béziers el jueves a la radio France Bleu Hérault, según información del diario Metro News.

Dos años después de la publicación de su panfleto “Vive Le Pen!” (Le Pen preside el partido de extrema derecha), tanto su discurso como su aprecio por la extrema derecha resultan más claros.

Ménard, que se autoproclamó “apolítico”, también se declaró encantado” por el apoyo recibido del Frente Nacional a su lista en una entrevista en la radio pública francesa France Info.

Comparten la misma ideología

Este acercamiento con el partido derechoso no tiene nada de sorprendente. Este francés nacido en Argelia, de 54 años, hijo de un militante de la OAS (Organización del ejército secreto, una organización terrorista de extrema derecha que sembraba terror entre Francia y Argelia entre 1961 y 1962), maneja desde hace algunos años un discurso muy cercano a los lineamientos ideológicos del FN.

Una entrada de su blog del pasado verano recalca unas preocupaciones xenófobas y que podrían salir de la pluma de un responsable político de extrema derecha. “En el departamento del Sena-Saint Denis, «19 % de los menores de 18 años eran de origen extranjero en 1968, mientras que eran 57 % en 2005, y hoy probablemente esta cifra es mucho mayor». ¿Qué hace el Ministro de interior frente a esto que tenemos que definir como migración de asentamiento?” pregunta en una entrada titulada “Blancs, white, blancos”.

Es una posición política de Marine Le Pen que el periodista, ex trotskista, comparte ahora con ella.

La nota de Metro News señala que si bien se le reconoce acciones a favor de los Derechos Humanos, Robert Ménard se mantiene sin embargo en tierras muy conservadoras en cuanto a la vida en sociedad. Lo evidencia el famoso episodio en que tomó partido por el recurso a la tortura durante un programa de la radio France Culture.

También había provocado un escándalo tras declarar que no quería que sus hijos fueran gays. Luego explicó su opinión en su blog: “En una sociedad como la nuestra, es mucho más fácil efectivamente ser heterosexual que ser gay. Mi preocupación por mis hijos hace que no les desee nada que dificulte sus vidas”.

En el 2010, el fundador de Reporteros sin Fronteras, abogaba por la pena de muerte: “estar a favor de la pena de muerte no le convierte a uno en un monstruo al que se le excluiría de la humanidad conformista y conveniente” defendía en la radio France Inter.

 

Anuncios