Sus enemigos lo llaman "populista" porque es un político muy íntegro
Sus enemigos lo llaman “populista” porque es un político muy íntegro

Pienso que no es cierto que la mejor ley de prensa es la que no existe. El discurso de los medios de masas “libres” como portavoces de una burguesía dominante no es ni aspira a ser el eco de la voz de las grandes mayorías sociales, que en las decadentes y vacías de valores sociedades de consumo (más bien consumistas) son poco más que el mecanismo del que se valen los más poderosos grupos empresariales privados para obtener rendimiento fácil y diario. Y más todavía en la medida en que los boletines comerciales de noticias, en cualquier soporte, han sacrificado a lo largo de mucho tiempo la información contrastada como modo de transmitir realidades y de invitar a la reflexión crítica para subir a los altares la desinformación sistemática como manera rápida de entretener y de alimentar el consumismo del que se ha hecho ya mención.

El mundo capitalista desarrollado no es el único ni el peor ejemplo de lo que este blog viene denunciando desde que existe. En los países en desarrollo en que se mantiene el antimodelo neoliberal, o en los que éste ha dejado una impronta difícil de borrar, los manuales de estilo de los comunicadores, en el ámbito de la prensa privada que predomina, no respetan ni lo que habría de obedecer al sentido común. Y en algunas naciones de la América Latina se está tomando muy en serio la necesidad de legislar sobre medios de comunicación, no como una excusa para coartar ideas u opiniones, sino como un instrumento de garantía de que los intereses minoritarios no adquieran o conserven una relevancia superior a la de los mayoritarios. Así, determinadas exigencias comunes a medios públicos, privados y comunitarios existentes o que puedan ser creados conducirían a establecer entre emisores y receptores canales por los que circulasen tanto datos políticos y económicos como culturales, con el fin de informar, educar y coadyuvar a formar conciencias.

Por eso el Presidente Correa está decidido a impulsar con el apoyo del Congreso ecuatoriano una reforma periodística de la que nazca un modelo comunicacional antielitista y que sea reflejo del sentir del pueblo, no de un grupúsculo de familias corrompidas y sin más ánimo que el de lucro rabioso.

De ANDES nos llega la noticia que nos detalla lo que adelanta el titular de esta entrada. Leámoslo atentamente:

El Presidente del Ecuador, Rafael Correa, llamo a los ciudadanos a hablar sin miedos sobre el daño que la mala prensa hace a la sociedad. El presidente anunció que en Ecuador se desarrollará una cumbre de periodismo responsable, organizada por la Secom (Secretaría de Comunicación de la Presidencia). el evento se realizará entre el 19 y 20 de junio en la ciudad de Guayaquil y contará con la participación de expertos nacionales e internacionales.

“Ojalá este ejemplo lo sigan muchos países del mundo para ya rebelarnos ante la dictadura mediática que tanto daño le ha hecho a nuestros países, tanto daño le ha hecho a nuestras democracias”, manifestó el mandatario durante su informe sabatino.

Correa reiteró que una buena prensa es vital para la democracia, pero “una mala prensa es mortal para esa misma democracia”.

“Tenemos que enfrentar estas cosas (la mala prensa), nunca más dejarnos engañar, someternos, no tengamos miedo de decir lo que pensamos (…) la mala prensa que existe, el tipo que por tener una imprenta cree que puede insultar, que puede manipular, que puede mandar sin ninguna legitimidad democrática”, dijo Rafael Correa.

El Jefe de Estado agregó que es un desafío social no sólo de Ecuador sino de toda América Latina lograr una buena prensa para fortalecer la democracia.

La Asamblea Legislativa de Ecuador, con mayoría oficialista, se apresta a aprobar una Ley de Comunicación que establece la democratización de las frecuencias radioeléctricas 33% para medios privados, 33% para medios públicos y 33% para medios comunitarios.

La normativa establece un ente regulador para los contenidos explícitamente sexuales, discriminatorios y violentos difundidos por los medios de comunicación.

El proyecto fue un mandato constitucional de la Carta Magna aprobada en 2008 y de una consulta popular de 2011, pese a esto fue sistemáticamente bloqueada por la oposición legislativa y por los conglomerados mediáticos.

El Primer Mandatario anunció que ya va salir la Ley de Comunicación, a la que calificó como “muy buena”, luego de realizar una revisión al proyecto.

“Por fin conozco la Ley de Comunicación. La prensa mentirosa decía que el proyecto anterior fue enviado de Carondelet. Nosotros no lo enviamos, lo hizo la asamblea”.

Dijo que se ha revisado el proyecto definitivo y agregó que los asambleístas han hecho un extraordinario trabajo en el documento.

El Presidente dijo que no permitirá que le vean la cara de tonto al pueblo ecuatoriano y que desobedezcan el mandato de la consulta popular donde se aprobó que los banqueros solo deben dedicarse a su actividad.

“Cuando un emporio como el de Fidel Egas (banco del Pichincha, Dinner Club) compra Teleamazonas. Ustedes creen que van a informar o a defender el emporio, por su puesto informarán mientras no corra riesgo el emporio, pero al momento que un gobierno democrático quiera regular tasas de interés nos hacen una campaña terrible porque tienen bancos”, dijo.

Señaló que ese poder que tienen es una competencia desleal con sus competidores. Por eso ese ellos deben dedicarse solo a las finanzas o solo a la comunicación. “Eso rompe el espinazo de la estructura de poder que tanto tiempo ha dominado el país, así que están pataleando y defendiéndose como gatos panzas arriba y han simulado ventas y no vamos a permitir esa burla a la Constitución y a las leyes. Habrá plazos y ultimátum”.

Anuncios