Detrás de la brasilera crisis más se ven las orejas del coyote yanqui que los inicios de una revolución

Desorden y Retroceso
Desorden y Retroceso

El Revolucionario Escarlata suscribe el análisis del compañero Humberto Gómez García, que es muy útil para hacernos reconocer cuán justificadas están las manifestaciones en rechazo de políticas reformistas que han dejado mucho que desear, al tiempo que nos “zarandea” con el fin de que no nos dejemos embaucar por las maniobras imperiales con miras a lograr que se tambaleen programas sociales no bendecidos por el neoliberalismo y a castigar el decisivo papel del Brasil en la evolución del audaz proceso integrador latinoamericano.

Éste es el texto que aquí transcribo:

“Muy buenas las primeras palabras de la presidenta Dilma sobre lo que parece una insurrección de la derecha fascista, un ensayo de las revoluciones naranjas que derrocaron a Milosevic en Yugoslavia y la destruyeron, después en Bielorrusia, en Túnez y Egipto. ¿Total? Detrás de debilidades estructurales, de un gobierno progresista social demócrata, pero no propiamente revolucionario.

Los gobernantes brasileños deben ir a la calle, gobernar en la calle junto al pueblo y construir el poder popular. Ya el fascismo brasileño mostró las uñas, detrás están los imperialistas yanquis. Hay que movilizar el pueblo. Un millón de manifestantes en todo Brasil no son más que 200 millones de brasileños, terminan siendo una minoría. ¿Dónde está el PT, el PCB y las demás fuerzas progresistas, los sindicatos, los Sin Tierra y demás movimientos sociales?

La crisis no ha sido conjurada, los acontecimientos se desarrollan vertiginosamente y sólo el pueblo brasileño salvará el pueblo brasileño. No es hora de discursos moralistas sino de tomar la calle, demostrar la fuerza que tiene el PT y los partidos revolucionarios y los movimientos sociales y populares. Aprender de esta inesperada experiencia que puede dejar muchos saldos positivos si se la sabe canalizar y dar pasos verdaderamente revolucionarios.

Visto desde aquí luce evidente que ese reventón social, donde probablemente se conjugaron las válidas reivindicaciones del movimiento estudiantil –que no fueron consultados antes de tomar la medida del alza del pésimo transporte público– contra el alza del pasaje de los autobuses, con el fascismo agazapado que se movió rápido para pescar el río revuelto, se unió a la espontánea revuelta y lanzó la violencia, la destrucción, el terrorismo.

Consignas vacuas, vacías, genéricas como lo denunció la presidenta Dilma, algunas absurdas incluso como aquella que enfrentaba el mundial de futbol en un país cuyos habitantes son genéticamente futbolistas. Parece ser válida la crítica de los gastos enormes en la construcción de los estadios e infraestructura para el mundial de futbol de 2014 y la corrupción que debe ser atacada a fondo mientras el pueblo padece muchas calamidades todavía, pese a los avances logrados por los gobiernos de Lula y el de Dilma. Pero de eso a un ataque tan frontal al campeonato en sí mismo como se escuchó en consignas callejeras en las manifestaciones, que amenaza incluso su realización en Brasil, hace pensar en una conspiración de más largo alcance. Vamos a esperar para corroborar o desechar esta apreciación.

La presidenta Dilma desmontó de manera contundente el discurso derechista que el fascismo logró colar en las manifestaciones. Dijo la mandataria carioca:

“Honestamente pensé que con tanta gente movilizada, las pautas progresistas, tan necesarias y tan amenazadas, vendrían a tono: el estado laico, la cuestión indígena, el medio ambiente, los derechos de los ciudadanos LGBT. Nada. Lo que veo en las calles es un festival de generalizaciones. Artistas divulgan en las redes sociales frases vacías: “O el Brasil cambia o el Brasil para”, “o para el robo o paramos el Brasil.” Esas palabras pueden sonar bonitas, mas no significan nada en la práctica. Son sólo consignas escritas en una pancarta por personas despolitizadas que no parecen genuinamente comprometidas con el país “el gigante despertó” el trecho de una publicidad de whisky. “Ven a la calle” es jingle de propaganda de automóvil. Extractos del himno nacional y canciones de Legión Urbana son poéticos, pero inútiles.

Hizo incluso la presidenta una dura crítica a la Policía Militar por su conducta represiva contra los manifestantes pacíficos y de hacerse de la vista gorda ante los vándalos y terroristas.

“Por cierto, la Policía Militar en el Brasil ha sido un caso aparte en las protestas de las últimas semanas: ¿cómo puede la policía ser capaz de golpear a manifestantes inocentes y cruzar los brazos frente a los vándalos? ¿Sera que la Policía Militar no sabe decidir cuándo es o no necesario actuar con fuerza? No consigue distinguir manifestantes de matones? ¿Qué tipo de formación reciben, entonces?”

¿Qué alcances hacia dentro del Ejército brasileño tendrá aquella contundente crítica? La crisis social tendrá la última palabra.

Si la presidente Dilma, Inacio Lula Da Silva y el liderazgo del PT, los sindicatos revolucionarios y los movimientos sociales como Los Sin Tierra, tienen la garra y el coraje revolucionario, auténticamente socialista para actuar ya y canalizar la crisis en función de los intereses populares, probablemente conjuren un golpe de Estado en puertas manejado sus hilos desde los Estados Unidos del Norte. A los revolucionarios de América, los movimientos sociales y partidos revolucionarios lo que nos corresponde es solidarizarnos con Dilma, Lula y el pueblo brasileño en un momento crítico.

El Imperio quiere cobrarle a Brasil, a su presidenta, su actitud autónoma, soberana y su poder económico, a su vez el pueblo quiere mejores servicios hospitalarios, mejor educación, mejor transporte y menos corrupción, ataque a fondo a la corrupción y a los corruptos. Todo un programa político de reformas más no de cambios revolucionarios.”

Anuncios

2 comentarios en “Detrás de la brasilera crisis más se ven las orejas del coyote yanqui que los inicios de una revolución

  1. Que clase de revolucionario puede ser alguien que basa el progreso de su país en más consumo,más alienamiento de las masas,más materialismo y al mismo tiempo trata de cargarse el modo de vida de cientos de tribus en el Amazonas con el pretexto de un falso desarrollo (lo que quiere es que toda esa gente emigre a las urbes donde no serán más que masa consumidora) , eso es lo que ha pasado en Brasil y de esos polvos estos lodos,con el populismo barato de Lula al que nos lo hicieron ver como un mesías de la izquierda,cuando no era más que un caballo de Troya para desactivar la verdadera revolución.¿No es casi idéntico a lo que pasó aquí con la llegada al poder del PSOE en el 82 y los años siguientes?,casualidad con Mundial de fútbol y Olimpiadas incluidas en el lote como Brasil y desarrollismo en forma de obras y más obras, buena parte de ellas totalmente innecesarias para el pueblo llano(serán él el que pague la factura),pero que benefician a la élite autóctona y al gran capital internacional,a la vez que se desmantelan sectores productivos básicos (agricultura,ganaderia,pesca,industria textil,metalurgica etc.etc.) y zombifica a las masas a través de mensajes múltiples basados en materialismo,consumismo,placer cortoplacista y en definitiva utilizar a las masas de habitantes de ese territorio en moneda de cambio ante el Imperialismo global que nos tratan de imponer,en España desde luego,ya está más que impuesto.Ojala desbanquen a esta bazofia de gobernantes y tanto Mundial como Olimpiadas las devuelvan al cubo de la basura y se desmarquen de forma clara y contundente del poder mundial que tratan de imponer en el cual el individuo no es más que un tornillo,necesario para apretar el sistema(mientras consume y obedece) pero totalmente prescindible cuando deja de hacer dichas funciones.

  2. Saludos, Daniel. En ningún post de mi blog habrás leído que yo considere revolucionario al Gobierno brasileño. Lo que acabas de leer es un artículo de otra persona, transcrito acá, y con el que coincido parcialmente. Nada más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s