american eagle

 

El huevo que empolló emplumada fiera

nos brotó bajo sangre alborotada;

surgió de algún infierno puñalada

que imprimió duros huesos en bandera.

 

Pasos iniciales de cruenta carrera

garras fueron con su alma congelada,

garrote sobre boca desecada,

pico que arrancaba un alma entera.

 

El sueño nunca fue el americano;

impera la arbitraria pesadilla,

que estruja la justicia con su mano.

 

Coloso menguado, pies de arcilla,

repara tus pecados siendo anciano;

no ignora la verdad quién la mancilla.

Anuncios