embrutecimiento

El hecho de que el Estado español no sea un modelo democrático lo pone crudamente de manifiesto el tratamiento informativo que, por parte de la prensa dominante, se le da a cualquier líder de un pueblo hermano, del otro lado del Atlántico, que no sea del agrado de la dictadura capitalista estadounidense, de la metrópoli del ridículo Estado español, auténtica colonia europea subgobernada por profesionales del timo a lo grande, del maltrato a los pueblos, del odio a la gente humilde, sencilla, o directamente en la indigencia, que vota, cada vez menos, cada cuatro años por los próximos provocadores sistemáticos de averías en el país.

Los periolistillos de la principal cadena de televisión “pública” española, reflejo del poder fáctico que ejerce en esta parte del mundo la élite plutocrática corporativa, se mofa de lo lindo de la reciente odisea padecida por un hombre tan decente como Evo Morales, que nunca se arrodilla ante nadie, y que, además, a diferencia de sus burladores, tiene un sistema nervioso regido por un inteligente cerebro humano, y dispone de un corazón que late, no de una patata podrida. Es la podredumbre moral la que dirige los pensamientos y los comportamientos de todos los que, desde sus cómodos puestos de “trabajo” (ya caerán, ya), consideran “unos simples sudacas” a quienes hacen de la dignidad una bandera que nada tiene que ver con el trozo de tela sucio que, anudado a un palitroque, porta la clase periodística proburguesa española, por más que presuma de su “libertad” y su “independencia”. Esta gente es el reflejo de una sociedad en su conjunto, que es patriotera cuando juega “La Roja” y borreguil cuando toca defender con uñas y dientes los derechos arrebatados por la “democracia” antisocial y escasamente soberana con empacho de falsa superioridad.

El video que adjunto a esta entrada tiene por infames protagonistas a los siguientes payasos del mal gusto:

Mamen Mendizabal, Miguel Ángel Aguilar, Daniel Montero, Rubén Amón, Alberto Carnero, Ana Ibáñez, Julio César Herrero, Graciano Palomo, Antonio Papell, Ángel Expósito, Bernabé Sánchez-Minguet José Hervás.

Véanlo, escúchenlo, no sin antes haberse vacunado contra la tremenda vergüenza ajena que podría causar este material a las almas más limpias e impresionables. Disculpas anticipadas pido por publicar este cagarro en un respetable blog, pero las miserias de la vida han de ser encaradas y deglutidas en los momentos necesarios, al menos.

No tiene perdón la traición a una más que relevante profesión.

Anuncios