????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Ni son negocios con feliz desenlace.

¿Los que, con pretensiones inconstitucionales, abogan por la pena de muerte y la cadena perpetua en el Reino juancarlosiano, defenderían dichas medidas en sus propios casos o en los de su “troupe”? Pocos supervivientes de esta peña quedarían, si ello se decidiese y aplicase.

Un tribunal de Pekín ha condenado a muerte, con una suspensión de dos años, al ex ministro de Ferrocarriles de China, Liu Zhijun por soborno y abuso de poder, informaron este lunes los medios de comunicación estatales de China, poniendo fin a uno de los juicios por corrupción de más alto perfil del país, en años.

Liu fue juzgado en la Corte Popular Intermedia No. 2 de Beijing, el 9 de junio, por aceptar 8 millones de dólares en sobornos entre 1986 y 2011 y por el uso de su posición para ayudar a 11 personas a ganar promociones o contratos lucrativos, según la agencia de noticias Xinhua. Había sido formalmente acusado en abril.

El tribunal también “lo privó de su derecho político de por vida y le confiscó todos sus bienes personales”, informó el servicio de noticias. Las penas de muerte suspendidas en China suelen ser conmutadas por cadena perpetua. El veredicto del tribunal requerirá que Liu pase al menos 10 años en la cárcel.

Al final del juicio, que duró tres horas y media, el ex ministro se echó a llorar. Durante la lectura de su declaración final, Liu pidió disculpas por desviarse de su objetivo de modernizar el sistema ferroviario del país y lograr el “sueño chino”, lema adoptado por el recién nombrado líder de China, Xi Jinping. “Los fiscales dijeron que Liu tuvo una muy buena actitud en su confesión y un fuerte deseo de arrepentirse”, refirió Xinhua.

Liu fue un fuerte impulsora de la modernización del sistema ferroviario de China, un proyecto que incluye la construcción de 10.000 kilómetros de vías férreas de alta velocidad para 2020 -con un presupuesto de 250 mil millones de dólares- una de las hazañas de ingeniería más costosas de la historia reciente del país.

La eficiencia demostrada de Liu le valió la protección de los funcionarios superiores del Partido, lo que le permitió su corrupción sin control. Fue puesto bajo investigación en febrero de 2011.

Anuncios