Solidaridad sin fronteras de palabra y de hecho
Solidaridad sin fronteras de palabra y de hecho

Hablamos del gran programa médico y social creado por las hermanas Cuba y Venezuela, creyentes en la mejorabilidad del ser humano por encima de la inversión pública en proyectos belicistas agresivos movidos por ambiciones expansionistas. Son estas naciones la acendrada antítesis del imperialismo.

Desde el inicio del citado programa en el año 2004, se han efectuado más de 3 millones de operaciones de la vista gratuitas, según la información suministrada por la coordinadora Gabriela Soler.

“No sólo le garantizamos la intervención quirúrgica, sino también la vigilancia en el pos operatorio. Y toda la atención necesaria”, indicó Soler.

Un 8 de julio de 2004 partió un primer vuelo de venezolanos hacia Cuba para ser operados gratuitamente de cataratas. La iniciativa se repitió durante más de un año hasta que, el 25 de agosto de 2005, los presidentes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez, respectivamente, firmaron el Compromiso Sandino, que plantea operar a seis millones de personas, venezolanos y de otros países, en 10 años.

Las afecciones más comunes atendidas por la “Misión Milagro” son pterigion, cataratas, glaucoma y estrabismo, de acuerdo con los registros.

Además de las intervenciones quirúrgicas, este programa también suministra lentes correctivos. La dinámica más común de la misión para captar pacientes consiste en efectuar jornadas programadas en todo el país. Las personas que asisten son examinadas por oftalmólogos y optometristas, que se apoyan en equipos especializados y determinan si el caso necesita lentes o si requiere cirugía.

Desde su creación se han operado, gracias al desarrollo alcanzado en la medicina cubana, a millares de latinoamericanos de países como El Salvador, Guatemala, Ecuador, Colombia, Costa Rica, Venezuela, Bolivia, Argentina y República Dominicana, y se pretende su aplicación en otros países. Como parte de su ampliación han surgido Centros de Oftalmología en Venezuela y Bolivia con personal, equipos y recursos cubanos.

En los centros donde se alojan los pacientes en Cuba son atendidos por médicos, trabajadores sociales o estudiantes universitarios que brindan parte de sus vacaciones para dedicarlas a esta labor de solidaridad.

(Fuente consultada: LibreRed)

 

Anuncios