???????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????

Nicaragua la del nuevo sandinismo, tal vez no tan profundamente revolucionario como el de su fundador, Augusto César, valiente opositor del cabeza de una sanguinaria dinastía que condenó a Nicaragua a una prolongada noche antipopular y embarrada por crueldades y extraordinariamente cruel represión. ¡Cuán poderosas fueron las transnacionales yanquis en América Central, sobre todo una frutera que todo el mundo conoce!

Nicaragua la emergente tras la fraudulenta década neoliberal impuesta por USA a través, en primer lugar, de una señora con nombre de flor, y, años más tarde, por un individuo (cuyo segundo apellido le va como anillo al dedo) relacionado por amistad con el ultrarretrógrado español Aznar, así como, por último, por un empresario que sólo miraba para el ombligo de la oligarquía nacional.

La Nicaragua del curtido en batallas Daniel Ortega lleva tiempo uniendo su nación al resto de los vagones latinoamericanos (pero más al Sur) liderados por la gran máquina locomotora bolivariana venezolana. Centroamérica no está destinada por siempre a ir un decenio por detrás de los más relevantes procesos formados en su hermana meridional, compañera fraternal de luchas, lágrimas, esperanzas y resistencia antiimperialista. El futuro es halagüeño para Managua, si Gobierno como vanguardia y pueblo como permanente crítico constructivo ganan el desafío de avanzar, con aciertos y errores, hacia la integración nicaragüense en la Patria Grande ansiada y soñada por todos los que han mirado a la cara a la barbarie, y no quieren retornar a ella en ningún momento de un futuro elevado a conciencia.

La siguiente noticia proviene de Tercera Información:

Durante el acto central del 34 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, el presidente nicaragüense recordó las difíciles condiciones del país al momento de asumir la presidencia en 2007. “Los que ahora se rasgan las vestiduras son los mismos que ayer empobrecieron al país”.

Casi terminando el multitudinario acto de celebración del 34 aniversario del triunfo contra la oprobiosa dictadura somocista (1934-1979), el presidente Ortega restituyó el derecho a recibir una pensión reducida a miles de asegurados, que no cotizaron el mínimo de 750 semanas.

La discusión alrededor de ese tema se había calentado en el transcurso de las pasadas semanas, y había sido instrumentalizada y manipulada mediáticamente por grupos de la oposición al gobierno sandinista.

Ahora, con la aprobación del decreto leído por Ortega durante la masiva concentración en Managua, se restablece la reforma al artículo 35 de la ley de Seguridad Social (1982), que establecía la pensión reducida a los jubilados que no habían cotizado el mínimo de semanas. “Un derecho”, dijo el presidente nicaragüense, “que les fue arrebatado a los jubilados durante el gobierno neoliberal de Violeta Barrios de Chamorro”.

El decreto extiende el derecho también a los inválidos menores de 60 años que no cotizaron el mínimo establecido, y establece tablas para determinar el monto de la pensión de acuerdo al número de cotizaciones.

En su intervención, Ortega fustigó a “los vendepatria de hoy que son los mismos vendepatria de ayer” y que ahora “se rasgan las vestiduras con el tema de los adultos mayores”. Recordó que son los mismos que, en su momento, apoyaron al gobierno de la señora Chamorro “para que les quitara ese derecho que la Revolución les había dado” a los ancianos.

El mandatario nicaragüense invitó a la multitud presente en la Plaza a no olvidar que, al momento de asumir la Presidencia en 2007, el país estaba “al borde del colapso” y “sin capacidad de generación eléctrica”. En este sentido, resaltó el apoyo incondicional del recién fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y del ALBA. “Chávez nos dio la mano como hermano revolucionario y solidario”, dijo.

También abogó por un nuevo modelo económico mundial “donde primen la solidaridad y la complementariedad entre pueblos”, y resaltó la importancia de que Nicaragua siga sin descuidar su capacidad de producir alimentos, “para ser autosuficientes y soberanos”.

Héroes y mártires

Durante la actividad, a la que participaron varias personalidades, entre otras, el presidente del parlamento venezolano, Diosdado Cabello, el vicepresidente salvadoreño y candidato presidencial del FMLN, Salvador Sánchez Cerén (comandante Leonel González), el ex presidente de Panamá, Martín Torrijos, la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú y la ex canciller de Honduras, Patricia Rodas, Ortega recordó a los caídos durante la larga lucha contra la dictadura somocista y subrayó la importancia de su sacrificio para poder librar, ahora, una nueva batalla contra el hambre y la pobreza.

“En Nicaragua hemos aprendido a ser valientes y a superar obstáculos por la inspiración y la conciencia de nuestros héroes, conocidos y anónimos, a lo largo de nuestra historia. Gracias a ellos hoy tenemos paz, hoy tenemos seguridad, hoy tenemos la posibilidad de ir generando más empleo, combatiendo el hambre y erradicando la extrema pobreza y la pobreza, en nuevos tiempos en los que se construye una Patria nueva”, dijo.

En este sentido, Ortega aseguró que su gobierno continuará a luchar para la erradicación de la pobreza en el país. Invitó a los jóvenes a seguir incorporándose a esta lucha y a los diferentes sectores del país a continuar con esta nueva realidad de alianza entre obreros, campesinos, cooperativistas, comerciantes y empresarios. “Todos unidos con el objetivo de erradicar y acabar con la pobreza en Nicaragua”, sentenció.

Anuncios