ESTATUA DE LA SUPUESTA LIBERTAD

El índice de popularidad del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, descendió por segundo trimestre consecutivo, señaló una encuesta publicada por la empresa Gallup.

El mandatario promedió poco menos de 48 por ciento de aprobación del 20 de abril al 19 de julio pasado, una reducción de dos puntos respecto a los primeros 90 días de su segundo mandato, y del 52 por ciento que disfrutaba cuando fue reelecto en noviembre de 2012.

La popularidad del gobernante tuvo un ligero repunte en las semanas posteriores al atentado terrorista en el maratón de Boston, Massachussets el 15 de abril pasado, pero declinó de forma estable desde entonces y no ha superado los 50 puntos.

Según Gallup, el mejor período de Obama en cuanto a aceptación popular fue el primer trimestre que pasó en el cargo, cuando promedió 63 por ciento de apoyo del electorado, mientras el peor fue de 41 por ciento en agosto de 2011 durante las negociaciones sobre el límite de la deuda pública con el Congreso.

Este descenso en la popularidad de Obama tiene lugar cuando el mandatario se apresta a presionar al Legislativo sobre temas económicos, la aprobación de la reforma migratoria integral y a contrarrestar las acciones republicanas contra la ley de salud conocida como Obamacare, aprobada en 2010 por el mandatario.

Por otra parte, una corte secreta de Estados Unidos renovó por tres meses la autorización acordada a la NSA (Agencia de Seguridad Nacional o Nacional de Seguridad) de recolectar los metadatos (datos que describen otros datos) de las comunicaciones telefónicas de millones de ciudadanos, informó la Dirección Nacional de Inteligencia, en una decisión hecha pública por primera vez.

La existencia de este programa fue filtrada a la prensa a principios de junio por el prófugo ex contratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) Edward Snowden.

En una nota aparecida en el diario británico The Guardian, Snowden sacó a la luz una ordenanza de este tribunal secreto, la Corte de Vigilancia de la Inteligencia Extranjera (FISC, por sus siglas en inglés), que obligó al operador estadounidense Verizon a entregar todos los días y durante tres meses a la NSA la totalidad de los metadatos telefónicos, número, llamada, y duración de la comunicación de sus abonados.

“A la luz del continuo interés de la población por el programa de recolección de metadatos telefónicos, el DNI (Director Nacional de Inteligencia, que controla a la NSA) decidió desclasificar y hacer pública” la renovación del permiso dado por esta corte a la NSA, afirma la Dirección de Inteligencia en un comunicado publicado el viernes. Surgida en 1978, luego del escándalo de Watergate, la FISC está integrada por 11 jueces designados por siete años por el presidente de la Suprema Corte. El programa de recolección de metadatos telefónicos fue creado por el Patriot Act de 2001 en el marco de la lucha antiterrorista y renovado por el Congreso en 2006 y 2011, ambas veces por la amplia mayoría de los legisladores.

Tras las revelaciones de Snowden, el programa ha sido objeto de fuertes críticas.

(Fuentes consultadas: Prensa Latina y Ciudad Caracas)

Anuncios