brecha económica y social

Esto sí que es señal de CRISIS, la del propio capitalismo que ni teórica ni pragmáticamente puede concebirse como una formulación racional enfocada a hacer de la Humanidad y del planeta mismo un espacio sostenible, de vida digna garantizada universalmente y no fundada sobre un megalatrocinio, que exige innecesarios y vergonzosos sacrificios a las legiones de excluidos que deberían hacer girar la Tierra en básico beneficio de nuestra especie como unidad de vida en aceptable diversidad.

Las 300 mayores fortunas del mundo acumulan más riqueza que los 3.000 millones de pobres. Ésta es la realidad de realidades.

Así lo afirma el profesor Jason Hickel de la Escuela de Economía de Londres, asesor del movimiento The Rules, que lucha contra la desigualdad, y autor de un video titulado ‘La Desigualdad de la Riqueza Mundial’.

“Citamos estas cifras porque nos ofrece una comparativa clara e impresionante, pero en realidad la situación es aún peor: las 200 personas más ricas tienen aproximadamente 2,7 trillones de dólares, y eso es mucho más que lo que tienen 3.500 millones de personas, que tienen un total de 2,2 trillones de dólares”, explica el economista.

Jason Hickel destaca que su movimiento quiere hacer algo más que ilustrar “el brutal índice de la desigualdad” y demostrar que la situación empeora día a día. Citando un estudio reciente de la ONG Oxfam, el economista recalca que el 1% de los más ricos aumentó sus ingresos un 60% en los últimos 20 años, con la crisis financiera acelerando este proceso en vez de frenarlo.

En el video ‘La Desigualdad de la Riqueza Mundial’, el movimiento ‘The Rules’ expone cómo crece esta desigualdad con el paso del tiempo en diferentes países. Así, durante el período colonial, la brecha entre los países ricos y los pobres aumentó de 3:1 a 35:1. Desde entonces, la brecha ha crecido hasta un nivel de 80:1.

De acuerdo al economista, el crecimiento de la brecha se debe en parte a las políticas económicas neoliberales que instituciones internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Organización Mundial del Comercio (OMC) han impuesto a los países en desarrollo durante las últimas décadas.

“Estas políticas están diseñadas para liberalizar los mercados a la fuerza, abriéndolos a fin de dar a las multinacionales un acceso sin precedentes a tierra barata, recursos y mano de obra. Pero a un precio muy alto: que los países pobres pierdan alrededor de 500.000 millones de dólares por año de su PIB”, explica el profesor citando al economista Robert Pollin, de la Universidad de Massachusetts.

Según Jason Hickel, se trata de un obvio flujo neto de riqueza desde los lugares pobres a las zonas ricas. “Los gobiernos de los países ricos celebran constantemente cuánto gastan en ayudas para los países en desarrollo y las empresas multinacionales comprueban esto mediante los informes anuales, pero ninguno confiesa lo mucho que sacan de los países en desarrollo”, concluye el economista.

(Fuente consultada: Russia Today)

abismal brecha

Anuncios