El 26 de julio es muy cubano, y el 27 de julio es señalada fecha para el pueblo coreano

peninsula coreana

Sí, el pueblo coreano, un mismo pueblo dividido en dos Estados en tensión mutua por obra y desgracia del imperialismo, esa maquinaria bélica y mediática que nos exalta las “bondades” capitalistas del régimen de Seúl, el simpático, dinámico, avanzado y ejemplar, siempre de acuerdo con la propaganda anticomunista, y siempre con el objetivo final de conseguir que todo el mundo aborrezca a Norcorea y tema su paquete de “amenazas” en contra de ,en general, las naciones del planeta tenida por civilizadas.

El 27 de julio de 1953 se firmaba el armisticio en la Península de Corea que ponía fin oficialmente a las hostilidades militares entre las partes Norte y Sur de aquella histórica y milenaria área oriental de Asia. En el día de hoy todavía no se ha suscrito el tratado de paz necesario para que, desde el punto de vista técnico, concluya la Guerra de 1950-1953.

Este bloguero no se había olvidado de lo que significaba y significa el día de ayer, pero no es menos cierto que, merced a unas palabras expresadas en la red social Facebook por el compañero y analista político Aníbal Garzón, tuve que reconocer interiormente (y ahora lo exteriorizo) que muchos camaradas revolucionarios no ocultan en absoluto su admiración sentida por la Revolución Cubana, mientras que se muestran demasiado reacios si se toca el tema de la RPDC, como si el modelo representado por esta República socialista, abanderada de un plausible antiimperialismo, no mereciese el apoyo de los que dicen creer que un mundo mejor ( o bueno, sencillamente) es urgente. ¡Cuánto se ignora, se esconde y se deforma acerca de la nación en que conjugan de un modo ideal antiguas y bellas tradiciones y fe en la capacidad humana de autosuperación y de construcción de todo lo que nuestra especie se proponga, aunque la imperfección no se pueda alcanzar y no se deba desear.

Mi introducción ha de dar paso a un artículo publicado en Nodo50.org el pasado 13 de abril, en un momento en que se magnificó en exceso la situación por la que atravesaba la Península de la que hablamos. Aquel artículo reproducía literalmente lo expresado por GKB-UJC Euskal Herria sobre lo que las clases dominantes que nos hacen la vida cada día más difícil continúan velándonos para que no imitemos rebeldías que, aun duramente castigadas, son, por encima de todo, exitosas y constituyen, en gran medida, un genuino paradigma. Del mismo no puedo avergonzarme, me siento orgulloso.

Pueden empezar a leer lo que dejo transcrito, si no quieren seguir con sus ojos cerrados o entreabiertos:

En los últimos tiempos venimos viviendo una nueva “escalada” de la tensión en la península coreana. Naturalmente eso causa preocupación entre las personas amantes de la paz, y se temen las consecuencias de un conflicto armado en la zona. Pero también es causa de campañas de intoxicación imperialista que confunden a muchas de estas personas e incluso a algunas que se consideran progresistas y hasta “comunistas”.

Los comunistas defendemos el derecho de la República Popular Democrática de Corea a su soberanía irrestricta, defendida militarmente si es preciso, y en este contexto, también a la posesión de arsenal nuclear y el uso de la energía atómica, tanto con fines pacíficos como militares. Condenamos y deploramos las provocaciones orquestadas contra la RPDC y que se plasman, habitualmente, en amenazantes maniobras militares conjuntas del Ejército de los EEUU y los títeres locales en el sur de Corea y en el mar circundante.

Pero para que las personas que decíamos comprendan y sostengan firmemente una postura antiimperialista como la expuesta, se hace necesario esclarecer bastantes cosas con el fin de disipar las continuas y espesas cortinas de humo que lanza la propaganda imperialista a través de todos sus medios, desde prensa y TV pasando por radio y actualmente, blogs y redes sociales de internet. Vamos a hacerlo aquí siquiera sea brevemente.

Es imposible desvincular las campañas propagandísticas e ideológicas de la acción sobre el terreno, de los intereses en juego y de los objetivos que el imperialismo pretende alcanzar en cada momento. Sobra decir que el imperialismo odia a la RPDC, al Partido del Trabajo de Corea, a todos los dirigentes coreanos y al pueblo revolucionario de Corea. Le gustaría suprimir de un plumazo el socialismo coreano y arrasar nuevamente el país como hiciera en la guerra de los años 50.

El cúmulo de tergiversaciones y patrañas sobre Corea del Norte es tal, que se consigue presentar a este país aislado y bloqueado como la amenaza, a sus dirigentes como paranoicos peligrosos, y a su pueblo como robots con el cerebro lavado, o bien, como desgraciados reprimidos y hambrientos. Todo ello acompañado, no pocas veces, de una ridiculización activa.

Veamos algunos ejemplos recientes, que no por ello son novedad. Algunos se han dado antes.

– La provocación acerca de que en Corea del Norte hay una serie de cortes de pelo “obligatorios” utilizando unas fotografías de una peluquería concreta. Esta burda mentira ha sido ya rebatida por diversos medios progresistas (por ejemplo en el blog “De Pyongyang a La Habana”) y en la práctica no necesita comentario.

– La utilización de fotografías de otros países para mostrar la miseria infantil, como en el periódico mexicano La Vanguardia. El sucio niño protagonista de la “información” no era coreano, como podía verse por ciertos detalles de la fotografía. Sólo tenía los ojos rasgados.

– En la misma línea se pueden situar las delirantes “informaciones” relacionadas con la Brigada de los CJC a la RPD de Corea, en este caso, utilizando por ejemplo la demagogia acerca de su vestimenta. Puede verse en el medio fascista La Gaceta y en varios foros.

– La persistencia de los medios del capital en hablar del “partido único” de la RPDC (el Partido del Trabajo de Corea), cuando es fácilmente constatable lo contrario. De hecho el presidente del PSDC (Partido Socialdemócrata de Corea) publicó recientemente una declaración.

Son ejemplos que muestran la utilización de mecanismos emocionales con el fin de impedir un análisis racional de los hechos. Tan sólo estos ejemplos deberían bastar para que cualquier persona, no necesariamente partidaria de la RPDC, de su sistema o de su dirigencia, desconfiara completamente de cualquier “información” sobre Corea procedente de los medios. Con estas artimañas se consigue aislar a un país socialista, o antiimperialista, en definitiva cualquiera que se oponga a los designios del imperialismo, incluso del apoyo meramente testimonial de amplias masas en los países agresores. Ello deja las manos libres a los militaristas y esa, no otra, es la razón de estas campañas.

Como mínimo, se debería hacer un esfuerzo por documentarse en fuentes alternativas. Sí, las que apoyan a Corea del Norte entre ellas, como los aquí citados “De Pyongyang a La Habana” o la web de KFA Euskal Herria. Y las propiamente norcoreanas, como la agencia de noticias KCNA, que tiene versión en castellano, o el tantas veces citado Rodong Sinmun (órgano del famoso “partido único”). Hoy no hay excusas para mantenerse desinformado.

En cada época, la ideología dominante es la ideología de la clase dominante. Este caso no es una excepción. Muy al contrario, es todo un paradigma.

Alertamos pues, a la juventud trabajadora y estudiante, progresista y revolucionaria, para que no se deje manipular por la propaganda política de los medios de “información” que son propiedad, al fin y al cabo, del capital, que es quien los paga para transmitir sus mensajes.

Los hechos son que la escalada se produce sólo debido a una serie de provocaciones de los EEUU y su satélite surcoreano. Recordemos que en Corea del Sur se mantienen al menos 28.500 militares estadounidenses amenazando a la RPDC. Recientemente decidieron llevar a cabo unas “maniobras” que evidentemente la RPDC considera amenazantes y fuera de lugar.

Además, la RPDC sabe, porque ha podido aprenderlo, que la única forma de disuadir al imperialismo es armarse y garantizar la defensa del país. Tanto con medios convencionales como nucleares.

Y a pesar de ello, el Ejército Popular de Corea tiene la orden de “no disparar primero”. Porque no son los agresores.

Este dato importante y desconocido del público general debe tenerse en cuenta cuando se habla de “amenazas” de Corea del Norte. Los agresores son los soldados yanquis que se encuentran ocupando la parte Sur de la península coreana desde la guerra de los años 50 (del siglo XX).

De la misma manera, la RPDC ha declarado que preferiría no desarrollar armamento nuclear, que no fuera necesario hacerlo. Porque efectivamente esto absorbe grandes recursos y es sin duda peligroso. Pero no dejará de hacerlo por la vía de las amenazas imperialistas. Puede leerse en la declaración del delegado norcoreano ante la ONU. Por otro lado afirmamos que tiene derecho al uso de la energía atómica en condiciones de igualdad con los estados que la utilizan. Mientras los estados amenazadores y agresores no dejen de utilizar la energía atómica para fines pacíficos o militares, carecen de toda legitimidad para exigírselo a la RPDC.

Muchos de los que argumentan contra la RPDC confían en cosas como la ONU y ciertas “organizaciones humanitarias”. Piensan que la cobertura de la ONU, por ejemplo, es necesaria para hacer la guerra. Una postura muy del PSOE o del PNV. Los imperialistas más duros pueden prescindir de ello.

Pero entonces, nuestros amigos “humanitarios” se quejan y protestan. Lo que muchos no saben es que esas quejas coinciden en gran medida, precisamente, con la que lanza la RPDC contra una ONU mediatizada totalmente por el imperialismo estadounidense, y dirigida (formalmente) por un surcoreano nada menos. No se puede decir que se utiliza a la ONU por oscuros intereses y por el poder de EEUU sólo cuando interesa a una argumentación básicamente anticomunista, pero eso sí, “humanitaria”.

Por lo tanto, en lugar de asumir la propaganda imperialista, denigrar a la RPDC y creer todas las patrañas que sobre ella se cuentan, es preciso informarse, acudir a los actos sobre el tema que realizamos algunas organizaciones, comprender estos graves problemas y defender la paz luchando contra sus enemigos: los imperialistas y sus lacayos en todo el mundo. Eso es lo que hace la RPDC y lo que debemos hacer nosotros, que vivimos “en las entrañas del monstruo” (como diría José Martí).

Anuncios

Un comentario en “El 26 de julio es muy cubano, y el 27 de julio es señalada fecha para el pueblo coreano

  1. Gracias, la verdad que en los medios en los que me informo, no aparece mucha información sobre Norcorea. Solo leo o escucho algunos comentarios acerca del peligro que son para la humanidad. jejejje.Muy clarificador el articulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s