De la catástrofe ferroviaria de Angrois pretende España sacar partido

No aparecen cuando son llamados, y acuden cuando cuando el cinismo los convoca
No aparecen cuando son llamados, y acuden cuando el cinismo los convoca

La Haine Galiza tradujo del gallego al castellano la siguiente opinión- declaración de Carlos Morais; la traducción ha sido ligeramente corregida por El Revolucionario Escarlata. El autor del texto expresa claramente su repulsa a la hipocresía de jefazos políticos y altos cargos interesados en hacer olvidar a las buenas gentes la estela de corrupción dejada por un Gobierno, hijo del sistema capitalista, que engendra la mierda que envuelve a un Poder arrebatado al Pueblo. Instrumentalizan tragedias e imprudencias en beneficio de dicha élite, deseosa a toda costa de ahorrarse abucheos y agrias críticas originadas en diversos frentes. En demasiados frentes.

El grave accidente del tren que conmocionó nuestra patria (gallega) la noche del 24 de julio está siendo obscenamente empleado por el gobierno del PP para desviar la atención de la multicrisis que hace temblar al régimen, y la corrupción generalizada que implica directamente a Mariano Rajoy y a las principales figuras de ese partido en los excrementos del capitalismo.

Pero también está siendo hábilmente utilizados para reforzar los paradigmas simbólicos y el imaginario colectivo de la opresión española sobre nuestra nación y nuestro pueblo.

De hecho, son Rajoy y Feijóo los grandes beneficiarios políticos inmediatos del siniestro, pues recuperaron una visibilidad pública en positivo. Pero no sólo España consiguió lo impensable en las últimas décadas: ocultar que en el día 25 de julio Galicia conmemora el Día de la Patria.

Contrariamente a la campaña de los medios de comunicación de la burguesía, de los aparatos del Estado y de los partidos sistémicos, las causas del accidente de la curva de la Grandeira no derivan exclusiva, ni fundamentalmente, de la responsabilidad individual do maquinista del tren Alvia. Responde directamente al abandono histórico a que España somete las infraestructuras de transporte en Galicia, a la mentalidad colonial que desprecia a los habitantes de este país, a las políticas privatizadoras y de recortes implementadas por el monopartidismo bicéfalo impuesto en la segunda restauración borbónica, a la podredumbre de un sistema que derrocha en propaganda lo que no invierte en seguridad. Pues, tal como NÓS-UP denuncia, el accidente de Angrois es una catástrofe evitable.

Ensayaron un nuevo 11 de marzo

Para abordar sin imposiciones y censuras mediáticas los acontecimientos en curso, no podemos obviar que en las primeras horas tras el accidente los herederos del fascismo, empoderados en San Caetano y Madrid, intentaron achacar el siniestro a un sabotaje, tal como en 1944, cuando en un túnel próximo a la localidad oriental de Torre do Berzo, tuvo lugar el más grave accidente ferroviario de la historia de Galicia y de Europa. En el accidente de aquel fatídico 3 de enero, que provocó más de medio millar de víctimas, el franquismo acusó a la guerrilla comunista.

Ahora fue la Televisión (Autonómica) Gallega y algunos otros medios de alienación que, impúdicamente, sugirieron que el descarrilamiento había sido provocado por una explosión vinculada con el independentismo gallego.

Las autoridades españolas tuvieron la tentación de nuevo de confeccionar una enorme falacia, jugando con la posibilidad de reeditar un nuevo 11 de marzo. Finalmente, los cálculos políticos se inclinaron por descartar la tesis del atentado, siendo rápidamente desmentido el disparate goebbelsiano. Es preciso no olvidar esto.

España es directamente responsable

El deficiente estado y manutención de las infraestructuras ferroviarias está en los orígenes de ambas catástrofes.

A medida que van pasando los días, son cada vez más claras las responsabilidades del Ministerio de Fomento, de ADIF (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias), y de los directivos de la compañía de trenes española Renfe, por el accidente que provocó hasta el momento 79 víctimas mortales y docenas de herid@s, en una línea inaugurada en diciembre del 2011, siendo ministro de Fomento el dirigente del PSOE José Blanco.

Intentando linchar al maquinista, acusándolo de ser el único y exclusivo responsable, buscan ocultar los errores en la construcción de esta vía, la ausencia de operatividad del sistema ERTMS entre Ourense y Compostela, de balizas suficientes, de señalización de velocidad, los desaciertos en el acompañamiento del tren por el centro de control y operaciones, la precariedad laboral y las consecuencias políticas neoliberales de privatizaciones y austeridad. Pero también, y básicamente, evitar damnificar la imagen de España en los concursos internacionales de construcción de líneas de alta velocidad.

Por este motivo, convierten al maquinista en el cabeza de turco de un conjunto concatenado de errores y abandonos con consecuencias claramente criminalees, a las cuales, Rajoy, como presidente del Gobierno español, Ana Pastor, como ministra de Fomento, Julio Gómez-Pomar, como presidente de Renfe, y Gonzalo Ferre, como presidente de ADIF, no pueden abstraerse, ni eludir responsabilidades.

España ha demostrado históricamente que carece de escrúpulos para manipular emociones, para instrumentalizar el dolor de un pueblo, para alterar a su favor desastres provocados por su negligencia.

El sensacionalismo y amarillismo asqueroso con que la práctica de los medios de (des)información españoles están tratando el accidente, además de buscar un incremento de venta de periódicos y revalorización de las publicidades, funciona como un magnífico e imprevisto anestésico estival.

Pero también es útil para el cada vez más urgente lavado de cara de una monarquía deslegitimada que se acerca hasta la zona cero del accidente, al hospital, al funeral, como estrellas en declive de un reality show.

La España que ocupaba policialmente la zona vieja de Compostela, la que a la misma hora donde docenas de personas necesitaban auxilio mantenía destinados cientos de efectivos de las fuerzas de ocupación blindando la entrada de independentistas en el corazón de nuestra capital, la España que prosiguió con el operativo de control empleando helicópteros policiales para filmar las movilizaciones patrióticas del 24 de julio, que aplicaba un estado de excepción selectivo, es la que ahora utiliza, y manipula sin rubor alguno, el accidente para ocultar sus responsabilidades directas en la catástrofe, transmitiendo una cínica solidaridad.

La España que cerró pisos enteros y quirófanos de los hospitales compostelanos y que no podía atender en condiciones a l@s herid@s, que carecía de helicópteros de emergencias suficientes, que había despedido médicos y personal sanitario, la que privatiza cuerpos de bomberos que abandonaron la zona del desastre horas antes de finalizar las labores de rescate, la que se retrasó más de dos horas en aplicar el nivel 2, es la que debe ser juzgada y condenada por Galicia.

La solidaridad con las víctimas, familiares, y amistades del tren accidentado provocó que la izquierda independentista y socialistas optase por suspender los actos reivindicativos del Día de la Patria. Por eso BRIGA anuló el IX concierto de la Jornada de Rebelión Juvenil y NÓS-UP decidió suspender la manifestación nacional contra España y la UE y por la independencia. Fue un 25 de julio triste y silencioso.

De todas maneras, estuvimos en las concentraciones convocadas a las 20:40 horas en las principales estaciones de tren gallegas para transmitir nuestro dolor con esta catástrofe y para denunciar las mentiras del capitalismo español.

Angrois suma una razón más para ilegalizar al Partido Popular, para exigir la dimisión de Rajoy y Feijóo, para que el pueblo gallego avance en la vía de la ruptura democrática y de un proceso constituyente que nos conduzca a la libertad y a la emancipación.

Anuncios

One thought on “De la catástrofe ferroviaria de Angrois pretende España sacar partido

  1. Honestamente, España gobernada por ineptos y corruptos de clase alta, porque desde el asqueroso REY que tienen gente inservibles, parásitos de la sociedad…llevan a la ruina y al colapso a ESTA ESPAÑA, que un día, estuvo como una de las mejores en Europa. Pero el pueblo es el que tiene la palabra y ellos son los que tienen que decidir, o siguen soportando: humillaciones, hambre, corrupciones , accidentes por negligencia y un saco de desgracias más o SE REVELAN Y SALEN A EXPRESAR SUS INSATISFACCIONES, Y TUMBAN ESE GOBIERNO , QUE HA CAGADO A LA ESPAÑA DE CERVANTES Y TANTOS INTELECTUALES QUE PUSIERON EL NOMBRE DE ESPAÑA MUY EN ALTO ..””.PATRIA O MUERTE VENCEREMOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s