venezuela en el punto de mira

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Diosdado Cabello, atribuyó al terrorista confeso Luis Posada Carriles vínculos con los planes de asesinato contra el jefe de Estado, Nicolás Maduro.

En declaraciones a la prensa, señaló que en los mismos interviene una gran estructura conformada alrededor del connotado terrorista.

Cabello adelantó que los planes tienen su origen en Miami (Estados Unidos) y con conexión en Colombia, donde intervienen cubanos radicados hace años en territorio norteamericano y que mantienen contactos con venezolanos.

En el caso de la vecina nación, mencionó en específico al ex presidente Alvaro Uribe, figura ligada al narcotráfico y al paramilitarismo, además de principal asesor de la oposición de este país.

El dirigente parlamentario se refirió también a una incursión de mas de 400 hombres en el estado Zulia, con una operación el 24 de julio que “se contrarrestó por algunas medidas que tomamos”.

Indicó que al frente de las operaciones está el empresario Eduardo Macaya Alvarez, nacido en Cuba y dueño de negocios de bienes raíces, con un extenso prontuario de participación en organizaciones terroristas como Omega 7 y CORU.

Este señor es el que está al frente de las operaciones para el asesinato de Maduro, añadió Cabello al indicar que disponen de fondos recaudados por 2,5 millones de dólares.

El ministro de Relaciones Interiores de Venezuela, Miguel Rodríguez Torres, señaló al ex presidente colombiano Álvaro Uribe, el ex presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, al terrorista Luis Posada Carriles; y al empresario Eduardo Macaya, como gestores responsables de desarrollar un plan de asesinato contra el presidente Nicolás Maduro.

El ministro dio parte de una serie de reuniones y contactos que ha mantenido la derecha venezolana con gestores en el exterior en torno a un plan de magnicidio contra el presidente Nicolás Maduro, y precisó la identidad de los involucrados.

El titular de la cartera de Interior venezolana indicó que una de las primeras reuniones se efectuó el pasado mes de abril con la relación de las ciudades de Miami y Bogotá.

Este encuentro acordó “un plan de acciones violentas” y contó con la participación de Uribe, Roberto Micheletti; un delegado enviado por Posada Carriles, un oficial colombiano activo, y un oficial de la CI para “iniciar contacto con la derecha venezolana y hacer estas acciones desestabilizadoras”.

En ese sentido, Rodríguez Torres cuestionó que la “derecha ha sido irresponsable y nunca ha asumido sus errores. No podemos hacer captura de ellos, y no podemos hacer operaciones en otros territorios”.

Agregó que posteriormente, el pasado 29 de abril, “tuvimos informaciones de planes subversivos desde San Antonio del Táchira” (sudoeste venezolano; frontera con Colombia). El ministro indicó que a través de un informante se conoció que desde Colombia se estaban gestando nuevos planes de desestabilización contra la República Bolivariana de Venezuela.

En ese sentido, indicó que el empresario de bienes raíces Eduardo Macaya, radicado en la ciudad de Miami, es uno de los involucrados en la financiación de dos millones y medio de dólares en el plan de magnicidio en contra del jefe de Estado venezolano. Igualmente, señaló a “Julio” (se desconoce su apellido), integrante del Comando F4, así como a Many (se desconoce su apellido), un empresario cubano de 80 años, como colaboradores de la financiación.

El ministro de Interior señaló que los conspiradores desean dividir, crear el caos en las Fuerzas Armadas y se ”crearía confrontación armada, hablaban de siete días de confrontación armada”. Acotó que después de descubrir esta conspiración para cometer magnicidio se canceló debido a que ”cuando tú develas un plan no ejecutas el plan” pero ”nosotros queremos más detalles, estamos en el ámbito de la inteligencia que es procesar y procesar información”.

Indicó que se están investigando a las figuras de oposición de Venezuela, pero ”no hemos conseguido conexiones de ellos con estos planes” hasta el momento, aunque existen sospechas sobre éstos. Sostuvo que estas investigaciones se están llevando con gran precisión, puesto que ”los venezolanos saben que en los servicios de inteligencia nosotros hemos sido siempre serios”.

Gestores desde el exterior

Luis Posada Carriles. Es un ex agente de la Agencia Central de Inteligencia yanqui. Es de origen cubano y naturalizado venezolano. Fue declarado terrorista por los Gobiernos de Venezuela y Cuba por ser el autor intelectual del atentado al vuelo 455 de Cubana de Aviación, en 1976 donde perdieron la vida 76 personas. Tiene libertad restringida en la ciudad de Miami.

Eduardo Macaya Álvarez. Nació en Cuba, el 12 de noviembre de 1949. Es participante directo de acciones terroristas de los grupos Coordinador de Organizaciones Revolucionarias Unidas (Coru), Omega 7 y Comandos F4. Es un exoficial de inteligencia del Cuerpo de Marines estadounidense y se sospecha de su participación en el asesinato de un funcionario diplomático cubano de la ONU, Félix García, ocurrido en septiembre de 1980. Desempeña la función o labor de mediador y enlace directo entre la extrema derecha venezolana y Luis Posada Carriles.

Álvaro Uribe. Fue elegido presidente de la República de Colombia en 2002, y reelegido para el período 2006-2010. El 13 de agosto de 2012, desde la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín, Uribe reconoció sus intenciones de intervenir militarmente a Venezuela, pero que le “faltó tiempo”. El presidente de Venezuela ha denunciado su incursión en planes de magnicidio en su contra.

(Fuentes más consultadas: teleSUR, Prensa Latina y Laiguana TV)

Anuncios