Nueva reflexión sobre Siria y el mundo en general: los últimos días de las caretas

No es incierto que esta máscara le sirvió de poco a este Emperador casi desde los inicios de su mandato
Nadie ignora que la máscara le sirvió de poco a este Emperador casi desde los inicios de su mandato

Cuando hace escasos días publiqué que muchas cosas habían cambiado en 2013 respecto a 2003, pensaba, por ejemplo, en que el espectáculo entre rivales políticos, pero no ideológicos, cedió el paso con el transcurrir del tiempo, hasta llegar a nuestros días, al sincero y abierto contubernio entre “enemigos” que luchan entre sí por el poder pero que persiguen objetivos comunes. Ya incluso estrategia y tácticas imperialistas prácticamente coinciden.

El PSOE, de cara a la galería, condenó la agresión a Iraq, sobre todo antes de la intervención militar; llegaron las elecciones de 2004, el más que probable acto terrorista de falsa bandera en la capital del Estado español, y un flamante José Luis Rodríguez Zapatero sacó a las tropas (de tercera) españolas de Iraq para llevárselas a Afganistán. A fin de cuentas, como diría y dijo el cateto ilustrado de José Bono, “Ejpaña y Ejtados Unidos siempre han sido países amigos”.

Por eso el PSOEZ no ha tardado en alinearse, por boca, por ejemplo, de Elena Valencia(marra)no, con las posiciones más duras que reclaman sin timidez un ataque contra un país soberano de Oriente Medio en una coyuntura tan delicada como la que estamos padeciendo. Partido (Im)popular y Partido “Socialista” no parecen, de acuerdo con lo observable, querer seguir jugando al gato y al ratón. Son dos derechas que luchan por alternarse perpetuamente en el poder. Los enfrentamientos públicos entre ellas no sobrepasan las lindes de una escenografía bien pactada y perfeccionada.

La Francia de Jacques Chirac, por su parte, tenía importantes intereses económicos y comerciales con el Irak de Saddam Hussein, de modo que el aparente antibelicismo galo sólo ocultaba lo que más convenía a las multinacionales gabachas. Nicolas Sarkozy fue abiertamente un hijo de la grandísima que no se esforzó en disimular su prosionismo, proimperialismo y sus pulsiones neocolonialistas cuando clavó su mirada en Libia o en Mali. ¿Habrá soñado alguna vez, además, en Argelia como joya norteafricana recuperable para la France?

Ahora François Hollande, el nuevo “enfant terrible” de la República francesa es más agresivo que el propio equipo de Obama en USA. Paquito Holanda, destaca tanto por su neoliberalismo como por su rencor hacia la antigua colonia siria. Hay mucha geopolítica y posibilidades de sucios negocios como consecuencia de una intervención militar en una nación árabe, que responde a todos cuantos la amenazan y amenacen que no se andará con chiquitas si es agredida.

A todo esto, quien se lleva la palma, y no de oro precisamente, en todo esto de poner al planeta entero al borde del abismo es la cara más visible del régimen de Washington: el Superpresidente psicópata. A Walker Bush le colgaron el sambenito de ser algo así como el criminal supremo de la Historia. La “oposición” demócrata sacó jugoso rédito electoral del desgaste y la impopularidad de los republicanos en el Ejecutivo yanqui. Sin embargo, desde 2008 no hemos dejado de presenciar violaciones constantes de derechos humanos cometidas por el de “Yes, we can” y su troupe más allá, mucho más allá de las fronteras estadounidenses.

Y hoy por hoy, tanto los del Donkey como los del Elephant exhiben como atípicos vampiros, a plena luz del día, sus afinidades y su barbarie en lo que toca al tema sirio, toda vez que el Imperio puede tener más de una faceta, pero una única naturaleza.

Se hace difícil asegurar que alguien ose encender la mecha que haga estallar el polvorín definitivo. Hay destacables contrapesos para hacer de muro de contención contra las ansias expansionistas del “selecto” club de genocidas a gran escala. Mas lo que resulta incuestionable es que todas las máscaras cayeron, y pocas quedan ya por caer. En este siniestro tablero de ajedrez, en que se desafían recíprocamente los globalizadores y los paladines de la constitución de un mundo no unipolar, no hay medias tintas que valgan, y la batalla final sólo puede arrojar o un resultado funesto para la Humanidad en su conjunto o una reconfiguración del actual (des)orden dominante.

En todo caso, puede que no haya otra oportunidad para hacer de este siglo XXI una alternativa a la hegemonía de un grupo de potencias que desprecian, por encima de cualquier otra cosa, la mismísima Vida.

 

Anuncios

3 comentarios en “Nueva reflexión sobre Siria y el mundo en general: los últimos días de las caretas

  1. El vídeo es aterrador. Obama es un asesino peligroso. La ONU debería plantearse invadir EEUU por el bien de la humanidad. Ya vale de “yes, we can kill”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s