siria frente a sus enemigos

En abril de 2013, Arabi Souri escribió un artículo sobre el contexto y la perspectiva histórica del conflicto sirio contemporáneo. El texto fue escrito originalmente en inglés, pero su traducción al castellano y su posterior edición en algún que otro medio antiimperialista me han llevado a hacer las correcciones oportunas para que los lectores puedan tener una idea clara y fácil de memorizar de por qué tanto la derecha más cerril como la “izquierda” de salón y “superrevolucionaria” quieren desconcertarnos y llevarnos hacia su manipulador terreno.

Nada de “ninismo”: la prioridad de socialistas y comunistas ha de ser la firme oposición al colonialismo y al imperialismo, por encima de los asuntos internos de los países independientes y soberanos.

He aquí el texto que merece ser leído con la atención máxima:

Bashar al-Assad recientemente ha sido demonizado por medios alternativos, que dicen que es un dictador brutal. En realidad, Bashar es un reformista que ha hecho mucho para promover las causas de la democracia y la libertad. Se trata de la oposición y de sus partidarios extranjeros, que representan los elementos más represivos del antiguo partido gobernante en Siria. Para comprender plenamente esto, es útil examinar el contexto histórico de la crisis actual. El llamado “levantamiento popular espontáneo” se inició en Daraa el 15 de marzo de 2011. El palacio de justicia, comisarías de policía, la casa del gobernador, y otros edificios públicos fueron saqueados e incendiados por los manifestantes “pacíficos” en la primera semana de la crisis. La gente en Homs luego comenzó a protestar en solidaridad con Daraa, pero esto era característico de habitantes de Homs pacíficos y muchos sirios sabían que se trataba de una revolución falsa.

Cerca de 110 policías desarmados fueron asesinados en Daraa y Homs, lo que desató la ira en contra de los “revolucionarios.” Hubo un incidente en la ciudad de Baniyas, donde fue atacado un camionero alauí por una turba armada, lo dejaron sin piel, y desfilaron con el cuerpo por la ciudad. Esto disgustó a casi todos los sirios, y desde entonces no sólo una gran ciudad se rebeló contra el gobierno. Los extranjeros respaldados por “revolucionarios” atacarían a un barrio, una comisaría o una base militar, desde el otro lado de las fronteras de Líbano, Jordania, Turquía e Irak. Entonces se podría afirmar que la ciudad estaba en rebelión. Pero los sirios, viendo las mismas mentiras en todas las estaciones de noticias occidentales y árabes, y los funcionarios exiliados podridos que adoptan la “revolución”, adoptaron mayoritariamente una postura antirrevolución. Por eso, cada vez que los rebeldes infestaban un pueblo o una ciudad, inmediatamente se oyó hablar de una masacre para castigar a los residentes que no los apoyaban. Por supuesto, los medios de comunicación afirman que se trataba de fuerzas de Assad castigando al pueblo que se atrevió a oponerse a él. Assad tomó ventaja de la revolución para introducir sus paquetes de reformas, dejando de lado a la vieja guardia que se le oponía. Muchos de la vieja guardia se unieron a la oposición en el extranjero.

La oposición exigió la eliminación del artículo 8 de la Constitución siria, que reconocía al Partido Baath como cabeza del gobierno. En lugar de simplemente eliminarlo, Bashar Al- Assad había reescrito la Constitución y buscado la conformación de un comité especializado de expertos sirios de todas las partes de Siria y con el aporte de todos los sirios. Se celebró un referéndum y la nueva Constitución fue aprobada con casi el 90% de una participación del 60%. Assad luego promulgó una Ley de Medios que permitiese una mayor libertad de expresión y la creación de nuevos medios de comunicación independientes. Assad redujo los requisitos para la formación de partidos políticos, con exclusión de los partidos sectarios. Ahora tenemos al menos nueve partidos políticos nuevos.

Las elecciones municipales se celebraron en diciembre de 2011. Muchos de los que obtuvieron escaños fueron asesinados o amenazados en todo el país por los revolucionarios mismos que decían querer la democracia. Las elecciones parlamentarias se celebraron en mayo de 2012, sin restricciones de elegibilidad de los candidatos. Muchos de los nuevos miembros del Parlamento han sido asesinados por la FSA (el Ejército Libre Sirio), incluidas la esposa y tres hijas del parlamentario electo Mishleb Abdulla, en la masacre infame cometida en Houla.

Contexto histórico: Siria en la década de 1980

Los recientes acontecimientos pueden entenderse mejor en el contexto de la historia de Siria. Bashar al-Assad es el hijo del fallecido presidente Hafez al-Assad. Hafez fue descrito por los principales medios occidentales como un tirano y opresor, pero no era tan malo como cualquier otro líder en su época, como Thatcher, Reagan, o cualquiera de los gobernantes de la región, incluido el gobierno militar de Turquía.

La corriente opositora anti-Assad a menudo se refiere a la “masacre” de Hama de 1982. Afirman los opositores que Hafez sitió la ciudad y luego la bombardeó, matando a 40.000 civiles. Yo vivía en Damasco en ese momento y se deben entender las condiciones en el país en el momento para saber qué pasó realmente.

1) La Hermandad Musulmana estaba comprometido en una guerra de terror en ese momento, ni más ni menos que lo que el Ejército Libre Sirio (FSA) está haciendo ahora. Las fuerzas de la Hermandad Musulmana fueron llamadas los ‘Vanguard Fighting’ (en árabe “Al Taleea Al Muqatleh”). Muchos de los actuales dirigentes de la FSA son los mismos hombres que lideraron la vanguardia combativa de los años 80, y eran tan salvajes como sus hijos ahora. Uno de los bombardeos de la vanguardia combativa incluyó el perpetrado contra Azbakiyeh, en Damasco, que costó la vida a más de 175 civiles y cientos de heridos más, y había muchos otros ataques terroristas en aquella época.

2) El episodio Hama fue dirigido enteramente por el hermano menor de Hafez al-Assad (el tío de Bashar al-Assad), Rifaat Assad. Rifaat dirigía la Difaa Saraya ( quemás tarde se convirtió en la Guardia Republicana). En ese momento el Ministro sirio de Defensa era Mustapha Tlass, y el Ministro de Asuntos Exteriores sirio era Abdul Halim Khaddam. Los tres, es decir, Riffaat al-Assad, Mustapha, y Khaddam Abdul están liderando y financiando a la oposición política contra Bashar desde el exterior exterior en estos momentos.

En el conflicto actual, Mustafá Manaf Tlass, hijo de Mustapha Tlass, fue enviado a negociar un acuerdo con sus primos, que se rebelaban en Rastan. Pero en lugar de negociar, contribuyó a que se filtraran secretos que causaron la muerte de muchos soldados de la Guardia Republicana en manos de la FSA.

Treinta años después de los enfrentamientos en Hama un informe de inteligencia de EE.UU. fue desclasificado y éste reveló que el número de muertos ni siquiera llegó a 2.000. Esa cifra incluye 400 Hermanos Musulmanes, militantes de la lucha de vanguardia, y muchos soldados del ejército sirio y funcionarios, gente Partido Baath y otros funcionarios estatales, y un número de civiles que quedaron atrapados en el fuego.

3) Al mismo tiempo, el Ejército sirio estaba luchando contra los ejércitos israelí, estadounidense y francés en Líbano.

4) Siria estaba bajo sanciones más duras que las que sufre ahora. Siria ha estado bajo sanciones occidentales cada vez más graves desde 1956, 15 años antes de Hafez Assad tomase el poder.

Bashar al-Assad y Primavera de Damasco: Siria en la década de 2000

Posteriormente, Hafez Assad siguió una política más compleja con respecto a los enemigos y agentes extranjeros en su gobierno. Hafez mantendría a sus enemigos en sus puestos, pero bajo su atenta mirada. Cuando Bashar fue designado por el Parlamento sirio para suceder a su padre en 2000, presindió de todos los enemigos traidores y agentes extranjeros que Hafez había mantenido en el cargo.

La primera reforma de Bashar fue el alivio de algunas restricciones políticas, lo cual permite a los políticos moverse con mayor libertad. En junio de 2000, la Primavera de Damasco se inició. Duró hasta otoño de 2001 y para entonces la mayor parte de la financiación extranjera a la oposición traidora, y las relaciones de ésta con los EE.UU. (a través del Departamento de Estado) y determinadas empresas habían sido mostradas. Los funcionarios corruptos y sus familias fueron expulsados ​​de Siria y se establecieron en países extranjeros. Usaron sus acumulaciones masivas de riqueza para montar una oposición política a Bashar en el exterior.

En 2003 los EE.UU. estaba ocupando Irak. El Secretario de Estado Colin Powell visitó a Bashar y le entregó una lista de demandas, que incluían:

1. Cortar todos los lazos con los cinco principales facciones palestinas en Siria.

2. La ruptura de las relaciones de Siria con Irán a cambio de una promesa de mejores relaciones con algunos países árabes.

3. La firma de un tratado de paz con Israel similar a uno que Siria había rechazado ya.

4. Extracción de libros de las escuelas que propugnasen cualquier enemistad hacia Israel.

5. Permitir a los bancos occidentales y a las empresas el acceso sin trabas a los mercados sirios y recursos junto con otras reformas neoliberales.

Bashar negó estas demandas delante de los casi 200.000 soldados de la coalición a través de la frontera con Siria en Irak. En su lugar, Bashar trató de impedir la ocupación de Irak y exigió que las fuerzas de ocupación se retiraran.

Debido a la proximidad de Damasco a la frontera occidental con Líbano, Siria tiene la necesidad estratégica de proteger dicha frontera. Sin embargo, en el año 2000 Bashar empezó a retirar las tropas sirias del Líbano, donde habían combatido las fuerzas israelíes. Las tropas se redujeron de 35.000 en el año 2000 a 14.000 a principios de 2004.

En 2005 el Primer Ministro libanés Hariri fue asesinado con la ayuda de los miembros del partido Movimiento Futuro del Líbano y, probablemente, con la ayuda de los EE.UU. y de Francia. Éste fue un golpe político a Assad en Líbano, y él también fue culpado del asesinato mediante la manipulación de los medios y activistas preparados para ello.

Decenas de miles de libaneses salieron a las calles para condenar el asesinato de Hariri, incluidos los miembros de los más cercanos aliados de Siria, Hezbolá y Amal. Los medios de comunicación afirmaron que las multitudes estaban en contra de la presencia del Ejército sirio en el Líbano. EE.UU. y Francia trataron de presionar a Assad para que reforzase el ejército sirio en el Líbano con el fin de estabilizar el país, pero Bashar retiró todas las tropas sirias de Líbano.

Este fondo proporciona el contexto que acompaña a los intentos de reforma del Presidente Assad en Siria, donde tuvo que enfrentarse a las potencias extranjeras en el extranjero y a sus agentes desde el interior. La crisis actual no es una guerra civil o rebelión, sino una agresión extranjera contra una nación soberana.

Sobre el autor:

Nació y vivió en Damasco, Siria. Se trasladó a Alemania hace diez años y dirige una empresa que organiza los grupos de turistas que visitan Siria. Antes de que el conflicto se trasladase a esta nación, hacía frecuentes viajes al país árabe para mantenerse allá durante días y meses. Ha sido un abierto defensor del Gobierno sirio, así como blanco de ataques por parte del ELS, que destruyó su propiedad y lo amenazó de muerte, por lo que escribe bajo el nombre de Arabi Souri.

Anuncios