Quienes suelen dar, suelen recibir. Esta vez la peineta fue, en primer lugar, para la mujer de este elemento
Quienes suelen dar, suelen recibir. Esta vez la peineta fue, en primer lugar, para la mujer de este elemento

Comparto este breve artículo de opinión de Ramón Sola para Lahaine.org, en que explica muy atinadamente por qué era casi imposible que Madrid fuera Ciudad Olimpica dentro de 7 años y en que valora negativamente el patrioterismo de un Estado que no es una Nación.

Como dijo la miembro del COI Nawal El Moutawakel tras la eliminación de la candidatura matritense: “Creemos que España debe invertir sus recursos económicos en materias más importantes que los JJOO”.

Expone Sola:

La borrachera patriotera española con el tema olímpico vuelve a depararle otra terrible resaca. La Peineta seguirá en barbecho. La auténtica peineta, el corte de mangas brutal y a lo que se ve inesperado, se la hizo la mayoría del COI en la primera votación. Pero quedarse en el chiste fácil sería rebajar el alcance de una decisión que resulta muy significativa en términos geopolíticos. Porque esto es mucho más que una peineta a España.

Y es que en algo sí tienen razón los hooligans españoles que corrieron anoche a denunciar el habitual complot internacional en su contra. La decisión de otorgar los Juegos Olímpicos es política, política pura, política de altísimo nivel. ¿Cómo no va a serlo si se trata de uno de los acontecimientos con más repercusión mundial, no solo en términos de réditos económicos o de difusión televisiva, sino, sobre todo, de proyección positiva para un país? ¿Cómo no va a ser política si quienes defienden la candidatura en Buenos Aires son el heredero del Jefe de Estado y el Presidente del Gobierno?

Si se quieren más pruebas, basta reparar en quiénes se han hecho con los ultimos Juegos: dos países emergentes como China (Pekín 2008) y Brasil (Río de Janeiro 2016) y uno de los estados europeos más fiables, Reino Unido (Londres 2012). Mirando más atrás, y obviando el mero guiño a la historia que supuso Atenas 2004, hay más ejemplos: Sidney, Seúl, Atlanta, Los Ángeles… El COI ha despertado al Estado español -¿o todavía no?- de su espejismo: ni es un Estado pujante ni ofrece la estabilidad requerida (la derrota en el desempate ante la «insegura» Estambul supone la evidencia palmaria). La depresión era insuperable anoche para todo un aparato estatal y un gobierno heredero de aquel que hace una década soñaba con tener asiento en el G-8.

Podrían consolarse con que lo malo siempre es susceptible de empeorar. Madrid seguirá lamiéndose esa doble herida de no haber acogido nunca unos Juegos Olímpicos mientras que sí lo ha hecho Barcelona, vista desde su atalaya mesetaria como si fuera la segunda ciudad de un mismo Estado. Y además esta tercera derrota olímpica acentúa las opciones de la candidatura de Barcelona para hacerse con la organización de los juegos de invierno de 2022, lo que hubiera resultado obviamente imposible en caso de que ayer hubiera ganado Madrid 2020.

Anuncios