fascismo aznariano

Sobre la ejemplar Cuba.

Es indudable que, a diferencia de España, la socialista República cubana no es una tiranía ni nada que se le parezca, pero el anticomunismo del fascista marido de la igualmente fascista y “bilingüe” Ana “Bottle” politiza, de acuerdo con sus prejuicios y fobias ideológicos, un delito común cometido en la mayor de las Antillas, entre otras cosas para seguir justificando sus elevados ingresos procedentes de algunos de los más indeseables pagadores del mundo capitalista.

Supongo que después de que ustedes lean la argumentación aznariana sobre lo que debe ser y no ser un proceso penal, en según qué circunstancias, podrán llegar, como yo, a la conclusión de que si mata en territorio español un francés a un súbdito del Reino hispanoeuropeo (y neofranquista), lo mismo al galo lo deberían juzgar en Francia o en Italia, por ejemplo, habida cuenta de que el principio de territorialidad penal no es respetado por los que aplican dobles, triples o cuádruples raseros a las relaciones internacionales y, por tanto, se burlan incluso de lo más elemental del Derecho de gentes.

La siguiente información proviene de Europa Press y del blog Auca en Cayo Hueso:

El ex presidente del Gobierno José María Aznar ha reclamado este miércoles a la Unión Europea que no normalice sus relaciones con Cuba hasta que no haya avances “verificables” en materia de democracia y Derechos Humanos y ha defendido “saber mucho más” sobre la muerte del disidente cubano Oswaldo Payá.

“No puede haber una relación normalizada o de cooperación más intensa de la UE con Cuba al margen del respeto efectivo y verificable de los derechos humanos, el pluralismo político y la libertad”, ha dicho Aznar en un acto de homenaje a Payá organizado en la Eurocámara por el PP europeo.

Los países de la UE acordaron en noviembre de 2012, con el apoyo del Gobierno de Mariano Rajoy, iniciar los trámites para negociar un “acuerdo de cooperación” con Cuba con el fin de reforzar las relaciones con la isla. Pero desde entonces no ha habido avances.

En el acto de homenaje a Payá, Aznar ha defendido la vigencia de la Posición Común de la UE frente a Cuba, que se aprobó en 1996 cuando él era presidente del Gobierno y que condiciona la normalización de las relaciones a avances en materia de Derechos Humanos y democracia.

“Me parece evidente que el espíritu y los fundamentos en los que se apoya la Posición Común han de pervivir”, ha sostenido Aznar. La Posición Común, ha proseguido, “viene a destacar, con la claridad que otorgan las consecuencias, la diferencia entre una dictadura y una democracia entre la servidumbre y la libertad, porque no todo es lo mismo y no todo vale”.

“Ningún cambio de la relación de Europa con Cuba se puede banalizar”, ha insistido el ex presidente del Gobierno, que ha resaltado que la UE “ha sido y sigue siendo un referente al que los demócratas cubanos se dirigen cuando buscan amparo, respaldo y ayuda”.

Aznar ha elogiado “la abnegada lucha de Oswaldo Payá por la democracia, la libertad y los Derechos Humanos en Cuba”. “Una lucha sin reservas, arriesgada y finalmente una lucha que le costó la vida”, ha apuntado.

“Sabemos qué hacía Oswaldo cuando murió junto a Harold Cepero: trabajar por la libertad sin ira, por emplear una expresión bien conocida en España, la libertad que es capaz de abrir nuevos horizontes de concordia y de progreso. Pero aunque sabemos eso, queremos saber mucho más, y tengo al esperanza de que lleguemos a saberlo, y de que nadie se conforme con menos que eso”, ha señalado el ex presidente del Gobierno.

“Esperamos un pronunciamiento de este Parlamento a favor de una investigación independiente que haga pública la verdad sobre la muerte de mi esposo”, ha reclamado la viuda de Payá, Ofelia Acevedo, que ha intervenido también en el acto de homenaje.

Oswaldo Payá, histórico disidente político cubano, falleció el 22 de julio de 2012 en un accidente de tráfico en Bayamo, a 800 kilómetros al este de La Habana, cuando el coche en el que viajaba, conducido por el político de NNGG del PP Ángel Carromero, se salió de la carretera y chocó contra un árbol. Carromero, con el apoyo de la familia de Payá, ha acusado al régimen cubano de ser el responsable de su muerte.

Anuncios