Los criminales contra la Humanidad nunca serán señalados por títeres y meretrices de los imperios

impresentable

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas es poderoso. La Asamblea General del internacional organismo tiene un papel más testimonial que efectivo en las grandes decisiones concernientes a las relaciones entre las diversas naciones de la Tierra.

La vieja pretensión formulada por algunos gobiernos, casi todos del Tercer Mundo, de democratizar la organización, de hacerla efectivamente supranacional y no representativa de los intereses de las grandes potencias, no parece sino una utopía, habida cuenta de que es una realidad el hecho de que todos los países son iguales, pero algunos son más iguales que otros.

El Secretario General de la ONU es otro sinvergüenza que demuestra cuando menos te lo esperas que está donde está gracias a quienes exigen de él los correspondientes favores y servicios. Es una especie de mezcla de marioneta y ramera que justifica o condena guerras, de acuerdo con las circunstancias y vaivenes del momento. Pero al final siempre hace exhibición de su cara lacayuna, de su condición de criada que no cambia de casa y que obedece a los macarras del mundo sin rechistar.

Ban Ki-moon, que de la no soberana Surcorea tenía que ser, acusa al “régimen” sirio de crímenes de lesa humanidad, de haber usado armas químicas contra la población civil y de ser merecedor de enjuiciamento por parte de esos Tribunales que la “comunidad internacional” instituye para imputar a otros, generalmente las víctimas de los conflictos creados por los imperialistas, y dictar prevaricadoras resoluciones redactadas a su vez por los interesados en que la verdad esté bien alejada de la luz.

Es innegable que buena parte de Occidente más ciertas tiranías arábigas andan últimamente con poco sueño a causa de las derrotas infligidas por el Ejército legítimo sirio a las bandas de mercenarios a las que Ban ni ha mencionado. Las mismas bandas que sí han empleado las armas que a los gendarmes del planeta les preocupan siempre y cuando se hallen en el país cuyo liderazgo haya de ser demonizado ante la opinión pública.

Los antiimperialistas no nos dejamos engañar y seguimos difundiendo las verdades en la medida de nuestras fuerzas. Rusia actúa con fina diplomacia y aparente ambigüedad. Por el momento no hay ofensiva militar a la vista, aunque Obama sigue ejerciendo de muy incómoda mosca cojonera y es casi seguro que no cejará en su empeño (empeño por encargo del Complejo Militar-Industrial, por supuesto) de perpetrar una escabechina contra la nación árabe aliada de Irán.

Malditos sean los medios de desinformación de la burguesía, las flojas izquierdas parlamentarias y algunas de las extraparlamentarias. Pena dan masas enteras de alienados/desclasados que estarán pendientes de fútbol y de otras frivolidades y no se opondrán con firmeza desde abajo a los que desde arriba se burlan de ellos por tener y mantener sus mentes bajo férreo control.

La última palabra debería ser la del pueblo, un pueblo todavía demasiado silencioso pese a la extraordinaria gravedad de lo que se nos viene encima quizá más pronto que tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s