No es mucho suponer: reflexión hispánica en pleno siglo XXI de propaganda y barbarie

neofr.

Es real que si la falsa Transición no mató el franquismo, alumbró con alevosía e impunidad el neofranquismo que come sin hartazgo cantidades ingentes de propósitos emancipadores políticos, económicos y sociales.

No es mítico que un Estado plurinacional no sea una nación, que Castilla ampliada sea un largo y viejo proyecto expansionista con connotaciones etnocidas y, por ende, enemigas de la diversidad cultural y del básico respeto del derecho de autodeterminación de pueblos integrantes de lo que quizá no sea muy exagerado considerar una cárcel a cielo/infierno abierto.

Es real que perseguir ideas bajo tontas y torticeras excusas de lucha antiterrorista no hace sino confirmar la naturaleza fascista y torquemadiana de un régimen que impone el pensamiento único y la asunción de que transitamos por el “evidente” camino de la “democracia” como dogmas cuya no aceptación implica criminalización gubernamental, judicial y mediática hasta límites intolerables.

No es mítico que desde fuera se reciban denuncias, amonestaciones y diamantinas (por su dureza) críticas a la España que sobresale por una marca que no termina de vender ni un colín, por consagrar la tranquilidad y la defensa de asesinos y torturadores, por permitir abiertas expresiones de odio facha y por atemorizar sistemáticamente a las buenas gentes que quieren manifestar su disidencia por medio del aparato policial y aun del militar, como último recurso.

Es real que la indigestión futbolera, la glorificación de la sanguinaria tauromaquia y otros festejos antianimalistas, la extrema mercantilización de deportes profesionalizados, el apoyo a la radiotelevisión basurera, la buena suerte para altos cargos acusados de corrupción y posteriormente absueltos o excesivamente bien parados tras procesos y macroprocesos, el retroceso en derechos de las mujeres, colectivos vulnerables y el fortalecimiento del poder católico con sus muchas ramificaciones, son inequívocos síntomas de que hasta nuestro oscuro y tétrico pasado reciente se actualiza con mayor medida como consecuencia lógica de que la oligocracia se crece ante sus continuas victorias inmorales, basadas en la idiotización y la represión masivas de personas y grupos aún no totalmente desesperados, aunque casi.

No es mítico que se aproxime la Fiesta del Colonialismo y Neocolonialismo de cada año, a estas alturas del otoño, y se nos bombardee con ministeriales mensajes patrioteros que no sirven ni para que todo el mundo se crea que es lo mismo unidad que estar atados ni para que olvidemos que las cruces combinadas con las espadas podrán alimentar leyendas negras y rosas, pero no ocultan que la avaricia y la sed de dominación han movido y mueven a esas autoproclamadas “comunidades internacionales” que se creen superiores al resto de la Humanidad, superiores a ese resto al que tienen permanentemente por niños a quienes hay que “educar y civilizar”.

Es real que la realeza hispano-europea es un lastre reaccionario e imperialista que debería estar ahogándose por su peso en liberadoras aenas movedizas. Y no es un mito que donde el poder del dinero, de la plata, de la pasta, de la lana, del parné es el rey de reyes, la voz de las clases explotadas es apagada lentamente aunque nunca vayan a lograr matarla del todo. Esto último es lo más CIERTO.

¡Salud e inconformismo!

Anuncios

Un comentario en “No es mucho suponer: reflexión hispánica en pleno siglo XXI de propaganda y barbarie

  1. Cuántas verdades dicen tu nota!! Has descrito a un país, totalmente colonizador, el cual está en plena decadencia y ni siquiera así, dejan de envalentonarse contra los que reclaman paz,! eduacion!, sanidad!, trabajo !
    y sobre todo LIBERTAD!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s