portada del libro Sospechas y disidencias

Iroel Sánchez Espinosa es un cubano honesto, un honrado comunicador de la Isla más querida, que no necesita caer en la demagogia y la descalificación cuando habla de la realidad de su país, particularmente en lo que toca a la información comprometida con el pueblo, contrastada con esa gran prensa burguesa oligopólica internacional que distorsiona el día a día de una revolucionaria nación, autocrítica y buscadora incesante de la verdad frente a omisiones y manipulaciones mediáticas.

Iroel, autor del blog La Pupila Insomne, está presentando su último libro, que aborda precisamente las diferencias entre quienes desde Cuba informan sin recurrir a la mentira y entre los que, lejos de ser auténticos disidentes, no son más que empleados del Gobierno estadounidense, el cual dicta las patrañas a sus mercenarios antillanos. Se vuelve a poner de relieve que libertad de empresa no es equivalente a libertad de prensa.

El protagonista de esta entrada ha estado en los estudios (andaluces) de Canal Sur Televisión, y, en los pocos minutos que le han sido concedidos, no ha podido expresar todo lo que él hubiese deseado referir. Pero resulta un tanto curioso que, aun habiendo pisado el plató de un medio capitalista, por más que la Junta esté gobernada por “socialistas”, no haya recibido un trato reprochable ni haya sido llevado al terreno, más o menos malicioso, al que habitualmente pretenden arrastrar los poco amigos del comunismo a personas como quien desmonta numerosos mitos anticubanos en su obra “Sospechas y disidencias”.

Los dejo con la entrevista, una vez expuesto el preámbulo:

Anuncios