¿Más sed de venganza que de justicia? Parece que sí
¿Más sed de venganza que de justicia? Parece que sí

… me parece muy buena idea reproducir lo que en 2010 leí merced a lo que hizo público la Plataforma Otro Derecho Penal Es Posible. El Estado español necesita una desfascistización urgente, puesto que es fácil por muchos motivos, y no sólo por el último tirón de orejas desde Estrasburgo, decir en voz bien alta que España, probablemente, sea ahora mismo el país más facha de Europa, muy seguido por Francia, sea quien sea el Presidente galo, y a pesar de la existencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el cual, con la desestimación del recurso interpuesto por el Gobierno pepero contra el rechazo de la doctrina Parot, ha estado muy acertado, aunque no sorprendente.

En lo que se refiere al sistema judicial francés se les ha aplicado la cadena perpetua (perpétuite) a 4 presos políticos vascos, dicho sea de paso.

En un país con una expansión incontrolada del sistema penal, con pocos pero graves delitos de gran repercusión mediática basada en el morbo que crean alarma social y presión política sobre los legisladores, y con manifestaciones públicas pidiendo a gritos endurecimiento de penas, cadenas perpetuas y hasta la horca, es evidente que existe un terreno abonado para que una iniciativa como la Plataforma Otro Derecho Penal Es Posible vea la luz.

La Plataforma Otro Derecho Penal Es Posible nos explicaba (y nos explica) que España es uno de los países de la UE en los que es más alta la desviación entre los delitos cometidos, la percepción subjetiva de inseguridad y la utilización de la prisión, que la ignorancia y el miedo son aprovechados por los políticos de todo signo para hacer electoralismo y que hay que combatir el “represtigio de la prisión”, así como el uso meramente simbólico del derecho penal porque los problemas no se resuelven ni sólo ni principalmente con la aprobación de las normas penales.

La Plataforma pedía y pide un debate informado y con sosiego sobre la prisión y el castigo, y con ello han pretendido desmontar los FALSOS MITOS CREADOS EN TORNO AL SISTEMA PENAL que son estos 13, cada uno de los cuales se explica aquí:

1. Del mito “el sistema penal español es un sistema benevolente”, a “es el más represivo de Europa”

2. Del mito “la condena a prisión perpetua no existe en España: implántese”, a “existen de hecho condenas a prisión perpetua en el Estado español y, en algunos casos, por la imposibilidad de su revisión, es más estricta que otros Estados que sí la tienen en sus Códigos”

3. Del presupuesto de que “el perfil medio del preso es de alta peligrosidad”, a “los presos, en su mayoría, no están en prisión por cometer delitos graves ni violentos”

4. Del mito “las cárceles son instituciones cómodas y seguras” a “son espacios en los que la muerte tiene una presencia constante”

5. Del mito de la “existencia de una correlación directa entre incremento de delitos y el número de personas presas”, a “la desvinculación entre el número de infracciones penales y el incremento de personas en prisión”

6. Del mito “los delitos son expresión de la libertad del ser humano; una decisión individual libre por la que cada uno debe pagar”, a “una gran mayoría de ellos tienen una vinculación directa con situaciones de exclusión social”

7. Del mito “el sistema penal protege a las víctimas”, a “el sistema penal las mantiene en el sufrimiento sin ofertar DIFERENTES POSIBILIDADES DE REPARACIÓN DEL DAÑO”

8. Del mito “las penas se cumplen en una pequeña parte”, a “se cumplen en su integridad y la gran mayoría de la personas lo hacen dentro del recinto penitenciario en régimen ordinario”

9. Del mito “los permisos deberían limitarse por la inseguridad ciudadana que generan” a “los permisos de salida son un instrumento rehabilitador necesario, humanizador y de escaso riesgo”

10. Del mito “la ley del menor ha generado la impunidad de las personas menores de edad, es muy blanda y no castiga”, a “la intervención penal sobre las mayores de 14 años y menores de 18 es superior a la de las adultas e incluso castiga con la cárcel y con sanciones muy duras”

11. Del mito “la pretendida eficacia del sistema penal” a “la manifiesta incapacidad del sistema penal para resolver satisfactoriamente los conflictos”

12. Del mito “entran por una puerta y salen por otra” a “muchos entran en prisión aún sin haber sido juzgados”

13. Del presupuesto “los delincuentes son, en general, personas carentes de moral y de compasión”, a “en más casos de los que se piensa, tienen sentimientos de ARREPENTIMIENTO y estarían dispuestas a reparar el daño causado”

La cárcel no es ni el único ni el mejor de los sistemas sociales de resolución de conflictos y mientras este tema no se gestione favorablemente, otro mundo mejor NO será posible.

Anuncios