En el valor está la victoria
En el valor está la victoria

La “locura” de Toledo es la “cordura” y la ceguera de quienes creen vivir en un mundo justo y libre, o de quienes no quieren verdaderamente que veamos luces al final de los túneles.

Su residencia en Cuba lo ha vuelto más lúcido de lo que ya estaba cuando salió de la europeísima España ahogada en la mierda por obra de la plutocracia “nacional” y de las oligarquías foráneas que imponen miserablemente las políticas de grave destrucción social, demofóbicas, fascistas y contrarias hasta al mínimo protagonismo de las clases trabajadoras.

Todos los que lo insultan, aprovechándose para acusar a la Cuba socialista de las barbaridades e insultos a la dignidad de los seres humanos que se cometen a diario en un “Primer” Mundo que está a la retaguardia de todo lo que sea y parezca decente, deberían abandonar su hipocresía o, en su caso, quitarse las vendas de sus ojos para que la descarnada realidad les queme las retinas, ya que por ahora han demostrado que calladitos habrían hecho menos el ridículo.

Willy ha declarado que:

1. “Vivimos en la época en la que los más mediocres gobiernan. Rajoy es un ejemplo de ello.”

2. “El Rey es un tipo que continúa, hasta hace muy poco, alabando la figura del General Franco y que fue puesto donde está por derecho de sangre por un dictador fascista y asesino. Si llegamos a ver a Felipe VI será un fracaso del pueblo español y un fracaso de la democracia.”

3. “Las cúpulas de UGT y CC.OO. hace tiempo que no me decepcionan. Mi modelo de sindicalista es Diego Cañamero. Cándido Méndez y Toxo desayunan en el hotel Palace.”

4. “¿Qué van a decir Montoro, De Guindos, Rajoy, Ana Mato, etc.? ¿Qué van a decir? Si son una banda criminal organizada, para destruir cualquier tipo de tejido cultural, industrial, creativo… Porque pretenden construir un país de vasallos y de esclavos. El señor Wert es un provocador profesional…”

¿Sus palabras son propias de un payaso, un mentiroso, un tonto o un orate? En absoluto lo son. Los de la Zeja y manifiestos anticubanos, que aún son considerados (o parecen ser considerados) por Falsimedia como progresistas e incluso “rojos”, sólo temen oír las escasas voces del mundo del arte y de la cultura que se deben a la crítica de los abusos de un poder corrupto desde su raíz.

Willy Toledo sabe de dónde viene, lo que quiere y aquello por lo que se hace imprescindible combatir. Las palabras pueden hacer mucho más que los fusiles. Los escudos de la reacción extrema se quiebran al contraatacar con la torpeza que los caracteriza.

No te ha hecho falta gritar, Willy. Ves una vez más que la democracia genuina no se ha hecho para las orejas de asnos que presumen de racionales. No dejes de defender lo que otros renuncian a denunciar, cuando no a nombrar y a enumerar.

La disidencia del capitalismo se hace más fuerte cuando mentiras establecidas se estrellan contra la luna que refleja su incurable vanidad.

Anuncios