FMI

Las enseñanzas del economista y político ecuatoriano que es una de las figuras más admirables de la Latinoamérica de hoy son conocidas por sus homólogos de la Unión Europea, así como por gran parte de las personas y los grupos que pueblan este semiinfierno más que capitalista en forma de bloque regional. Quien no toma (buen) ejemplo de quien sabría sacar a casi toda Europa del atolladero actual no demuestra sino una cosa: que la falta de voluntad es la causa primera de que se sigan perpetuando deliberadamente la miseria y las desigualdades extremas en perjuicio de las clases trabajadoras en sociedades supuestamente desarrolladas.

Esto nos relata AVN:

“Somos los peores alumnos del Fondo Monetario; hemos hecho exactamente lo contrario de lo que siempre ha dicho el Fondo”, expresó Correa el miércoles (30 de octubre) en una conferencia.

Correa sostuvo que “los verdaderos inversionistas no buscan buenos alumnos del FMI”, sino más bien se interesan por los logros económicos, sociales y la estabilidad política de los países foco de la inversión.

En tal sentido, destacó que entre 1996 y 2007, Ecuador tuvo siete presidentes, y luego de que su proyecto político, conocido como la “Revolución Ciudadana”, asumiera el poder en enero del 2007, ha ganado nueve elecciones consecutivas (dos presidenciales y tres consultas populares).

En el campo económico, Correa destacó que su país posee una de las tres economías más dinámicas de América Latina.

Después de su paso por Rusia, a donde llegó el pasado domingo, el dignatario viajará a Bielorrusia, en reciprocidad a la visita que el presidente Alexander Lukashenko hizo a Ecuador en junio de 2012.

En este país pretende establecer acuerdos en el sector tecnológico y científico, áreas donde esa nación tiene amplia experiencia.

El 6 de noviembre próximo el mandatario ecuatoriano llegará a Francia, donde visitará París y luego Lyon.

En Francia está previsto que Correa intervenga en la 37 asamblea de la Organización para la Educación, la Ciencia y la Cultura de las Naciones Unidas (Unesco).

Anuncios