X.Z.

En la Honduras del largo y profundo posgolpismo, campeona centroamericana de las violaciones de los derechos humanos de sindicalistas y periodistas, la propia Honduras con certificación “democrática” expedida por países que prefieren mirar hacia otro lado cuando el fascismo campa a sus anchas en la pequeña nación devastada moralmente por los hechos acaecidos en 2009, la esposa del depuesto (y próximo al ALBA, aunque no revolucionario) Manuel Zelaya, aspira a la Presidencia de la Patria de Dionisio Herrera. Y la candidata Xiomara, de extracción social burguesa, lo hace llena de una ilusión mezclada con las dudas que planean sobre una muy anómala República, siempre codiciada por intereses de multinacionales necesitadas del autoritarismo político capaz de servirlas, a través de una progresiva destrucción de lo público en casi exclusivo beneficio de la elevada fiebre privatizadora y antipopular.

Nos amplía los detalles la web brasileña Opera Mundi:

En un encuentro de mujeres organizadas en el partido Libre (Libertad y Refundación) provenientes de todo el país, la candidata presidencial Xiomara Castro – esposa del expresidente Manuel Zelaya, derrocado en 2009 tras un golpe de Estado –, sigue encabezando las principales encuestas a apenas tres semanas de los comicios. En una entrevista exclusiva a Opera Mundi, ella comentó los puntos más significativos de su programa de gobierno de ganar el 24 de noviembre próximo.

En Tegucigalpa, en un salón abarrotado de mujeres, cuyas expectativas de cambio se traducían en energía pura, Castro delineó la esencia de su mensaje a través del llamado a un pacto social entre todos los sectores de la sociedad hondureña, que conduzca el país a la reconciliación definitiva, “porque una casa dividida no prospera”.

Para que eso sea posible, la ex primera dama dijo que es necesario un acuerdo amplio que permita refundar el país, por medio de la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente y la creación de una nueva Constitución, “para que la nación recobre la institucionalidad gravemente dañada a raíz del golpe de Estado de 2009”, y transforme un sistema que sólo genera inseguridad, pobreza y más militarización.

Opera Mundi: ¿Cuáles son los pasos inmediatos que su gobierno dará de ganar las elecciones del 24 de noviembre?

Xiomara Castro: Nuestro compromiso es establecer un pacto social con todos los sectores de la sociedad hondureña, que nos debe llevar a una Asamblea Nacional Constituyente y a una nueva Constitución, como mecanismo para crear nuevas bases de una democracia sólida y participativa, que se proponga resolver las problemáticas que existen en nuestro país. Vamos a refundar nuestra Patria.

OM: Se va a encontrar una sociedad totalmente militarizada y con unas Fuerzas Armadas que han vuelto a tomar las calles…

– XC: Hemos dicho claramente que hay que desmilitarizar la sociedad. En este sentido, tenemos una propuesta clara, que es organizar a las comunidades para que, junto con el Estado y la nueva Policía Comunitaria, puedan brindar la seguridad ciudadana.

Rechazamos de manera absoluta esta nueva Policía Militar y la militarización de la seguridad pública. No sólo no ha dado resultados, sino que Honduras se ha convertido en el país más violento del mundo, donde 24 mil personas han sido asesinadas en los últimos cuatro años. Además, a partir del 2010, pasa por nuestro territorio casi el 90% de la droga que va para los Estados Unidos. Todo esto demuestra que la estrategia que han adoptado está equivocada y nosotros ofrecemos justamente un cambio de estrategia.

OM: ¿Cómo lograr que se realicen todas las reformas profundas que el partido Libre se propone, cuando, según todas las encuestas, ningún partido tendrá mayoría absoluta en el Congreso?

XC: La única manera es con el pacto social. Creo que ya tocamos el fondo del pozo y estoy segura que nadie espera que Honduras pueda ser diferente si seguimos haciendo las cosas iguales. Nosotros sabemos exactamente cómo abordar cada uno de los temas y los problemas que nos agobian, y vamos a impulsar este proceso.

OM: ¿Usted cree poder convencer hasta aquellos sectores de poder político y económico que promovieron y apoyaron el golpe?

XC: Yo confío que sí, porque ellos también son afectados por lo que estamos viviendo. Estos cuatro años han significado un momento de profunda reflexión y concientización para el pueblo hondureño. Ahora debemos dar un paso adelante y atender las múltiples necesidades que hay, y sólo lo vamos a poder hacer con un pacto social.

Por muchos años, demasiados años, hemos vivido con los ojos vendados, creyendo que la solución era la alternabilidad de dos partidos en el poder. El golpe de Estado vino a sacudirnos y a despertarnos y hoy existe una conciencia clara y definitiva. Llegó el momento de ser libres en Honduras, de romper las cadenas, de impulsar, entre todos y todas, una verdadera refundación de nuestra Patria.

OM: ¿Todo pasa, entonces, por una verdadera reconciliación?

XC: Sin una reconciliación definitiva, ningún esfuerzo que se haga va a prosperar, y no creo que en Honduras haya una persona que se oponga a eso. Es un punto que nos une y nos impulsa a iniciar un proceso de diálogo y de construcción de una nueva Patria. Nosotros hemos dado el primer paso. Hemos visitado a todos los sectores y vamos a seguir tratando de construir la unidad, hasta lograr conseguir la reconciliación de todo el pueblo.

OM: De ganar las elecciones, ¿cuál va a ser el papel de la mujer en ese nuevo gobierno?

XC: Yo he sido clara: en mi gobierno se van a respetar los derechos de la mujer, y todas las acciones que nosotros hagamos van dirigidas a atender a este sector, especialmente a las mujeres y familias campesinas.

Anuncios