Fidel, Chávez, Néstor, Lula y Tabaré: símbolos de una etapa regional latinoamericana de extraordinaria relevancia
Fidel, Chávez, Néstor, Lula y Tabaré: símbolos de una etapa regional latinoamericana de extraordinaria relevancia

Pocas referencias fiables tenía yo del Presidente Chávez desde 1998 a la mayor parte de 2005, casi todas muy negativas. Por casualidad, creo recordar que tenía sintonizada en mi televisor Cubavisión Internacional, escuché al Comandante bolivariano pronunciar con determinación y valor aquello de “ALCA, ALCA,… ¡al carajo!”, y, desde aquel exacto instante, este gran hombre, de cuya muerte física se cumplen hoy ocho meses ya, además de hacerme reír, me conquistó y me acercó a los cambios que en Venezuela y, en general, en América Latina (especialmente la del Sur geográfico) por aquel entonces estaban naciendo ante los ojos, de amigos y enemigos, de todo el mundo.

Quiero dejar reproducido el texto que publica VTV como recordatorio de aquella fecha en Mar del Plata, junto con los videos suplementarios que cierran una entrada bloguera, la cual, para millones de seres humanos que creemos en una futura sociedad nueva, resulta y resultará especialmente entrañable.

En el año 2005, en Mar del Plata, Argentina, se llevó a cabo la IV Cumbre de las Américas, con el objetivo de implementar el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas). La acción concertada del anfitrión Néstor Kirchner, Luis Ignacio “Lula” Da Silva, el comandante Hugo Chávez Frías y Tabaré Vázquez, impidieron la profundización del sistema neoliberal en el continente.

El proyecto fracasó, y en la actualidad el ALCA es recordado como un intento fallido y ya olvidado. De allí se da paso al nacimiento de La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, Celac.

El ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) fue el nombre oficial con que se designaba la expansión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con el resto de los estados del continente americano, excluida Cuba. Un tratado desigual entre las economías hiperdesarolladas del norte y las de Latinoamérica, que llevaría a la desindustrialización a las economías regionales.

Durante los días 4 y 5 de noviembre del 2005, en la ciudad de Mar del Plata, se reunieron los dirigentes de toda América para tratar el desarrollo regional.

La Cumbre fue ampliamente resistida por diferentes actores sociales de toda América del Sur, debido a la invitación del presidente norteamericano George W. Bush, principal responsable de las Guerras de Irak (2003) y de Afganistán, al punto de organizarse paralelamente una anti-cumbre.

Kirchner junto a Lula Da Silva y Hugo Chávez fueron impulsores de la nueva perspectiva integradora sudamericana y artífices de la derrota definitiva del ALCA.

En medio de un masivo repudio social contra las políticas neoliberales aplicadas por el Gobierno norteamericano. En el acto de cierre de la cumbre en el Estadio Mundialista de Mar del Plata, EL Comandante Hugo Chávez pronunció la sentencia final “ALCA al carajo”.

El Líder Revolucionario recordó palabras del presidente argentino Néstor Kirchner: “Recuerdo a Néstor gigante, aquel hombre se agigantó ante nosotros allá, en Mar del Plata. Delante de Bush yo recuerdo una frase que dijo:  “Aquí no vengan a patotearnos””.

La frase iba dirigida al entonces presidente de los Estados Unidos, George Bush, quien quería imponer el Área de Libre Comercio para las Américas.

 

 

Anuncios