La noticia más verídica del día. Y la más cuerda, indudablemente

¿El  aguante y el disfrute del dolor tienen que ver con el buen gusto o con la falta de criterio?
¿El aguante y el disfrute del dolor tienen que ver con el buen gusto o con la falta de criterio?

El Comité Europeo para el Tratamiento de Enfermedades Mentales de Difícil Curación ha mostrado su muy seria preocupación tras haberse dado a conocer en España la intención de voto de los potenciales electores del país de cara a unas próximas elecciones legislativas generales.

A este informe emitido hoy mismo por el prestigioso organismo consultivo-sanitario europeo se han unido los dictámenes de las asociaciones psiquiátricas estadounidenses mejor acreditadas y especializadas, más que en trastornos psicóticos, en las antiguas perversiones, hoy catalogadas como parafilias.

De acuerdo con las últimas fuentes citadas, el grueso de la población española con derecho a voto (al menos, activo) podría estar padeciendo inconscientemente una especie de sentimiento masoquista masivo que sólo le permite autoinfligirse más penalidades, pese a que las ya recibidas durante demasiados ciclos anuales parecen más que suficientes para apagar los deseos de sentir más dolor, particularmente emocional.

Preguntado el afamado Doctor Ping Pang Pung, psicoanalista de origen taiwanés residente en New York City, y eterno aspirante a tumbar en su diván a Woody Allen, ha aseverado, con el extenso currículo académico y profesional que le precede, que los españoles y las españolas se sienten en realidad un poco huérfanos de un Padre Estado corrupto por la hediondez de hediondeces, toda vez que las víctimas del establishment consideran al sistema y a sus distintas Administraciones excesivamente flojos, si se toma en consideración que la capacidad de dicho sistema de joder vidas a cascoporro es mucho mayor que lo que se ha materializado hasta ahora contra la inmensa mayoría de los “ciudadanos” hispanoeuropeos, e incluso contra colectivos inmigrantes en riesgo de exclusión social cada vez mayor.

Desde el propio Estado español no han faltado opiniones autorizadas y “autorizadas”, tanto de expertos como de cantamañanas que se pagan las letras de sus flotas de coches en programas basura de la telecaca. Lo que en suelo ibérico se plantea como causa determinante más probable de que el Partido “Popular” aventaje por 7’2 puntos de diferencia al Partido “Socialista Obrero” español, aun con los escándalos barcenianos y la mierda económica en que está sumergida la “nación” para millones y millones de personas, no es otra cosa que las elevadísimas concentraciones de opiáceos balompédicos, revistas para marujas y marujos y tufo a franquismo imperecedero que se encuentran en el aire que a diario respiran los súbditos del Reino de un Borbón que se cae a pedazos, como las existencias de la mayor parte de sus gentes.

De hecho, un Catedrático de Ciencias Medioambientales de la Universidad de El Palmar de Troya asegura que la Cruz del Valle de los Caídos es como la Torre Oscura de Barad-dûr, de la obra de J.R.R. Tolkien, en un espacio de características mordorianas, emanador de adormecimiento y mortificación que afectan a una penosa sociedad despolitizada al máximo por estropicio e infortunio de la, sutil (solamente a veces) macrolabor propagandística del fascismo cañí y sus legiones de orcos mediáticos y extramediáticos.

Pues nada: emigración, exilio o suicidio son las tres vías considerables si despertamos casi todos del sopor cuasiclorofórmico que aturde nuestra habilidad de distinguir lo que nos conviene de lo que nos deja incluso sin culo que mostrar al bajarnos calzoncillos o bragas.

Detectado y analizado el espíritu “revolucionario” que flota en la atmósfera, a corto y medio plazo es todo lo más que puede esperarse del numeroso rebaño de ovejas sin color que pastan malas hierbas “florecientes” en la estepa antihumanista de la Piel Taurina.

¡Salú!

Anuncios